Mario Soares, expresidente de Portugal, ha fallecido este sábado en un hospital de Lisboa a los 92 años. El que de joven fuera escritor, según él, más de 100 firmas, ha sido uno de los referentes del Partido Socialista luso.

Soares fue primer ministro del primer Gobierno Consittucional y a los 18 años se afilió al PC, lo que veía como alternativa para luchar contra la dictadura de Salazar. Durante su mandato se le atribuyen los méritos de la creación de la seguridad social y la ampliación de la escuela pública. Durante más de doce ocasiones estuvo en prisión cumpliendo tres años de pena. Ocho de las prisiones fueron en Santo Tomé y Príncipe, colonia en la que Salazar enviaba a los presos políticos.

Creó la organización Comisión Electoral de Unidad Democrática junto a su esposa Maria Barroso y se presentó en Braga, Oporto y Lisboa. Tras el evidente fracaso, Soares se instaló en París donde tuvo contacto con los intelectuales y comunistas de la época. Su estancia en Paris terminó cuando la Revolución de los Claveles estalló en su país. Esta produjo el levantamiento militar y la caída de la dictadura de Salazar.  Soares llegó a la presidencia en 1986-1996 y se retiró de la política con 82 años de edad.