Lenin Moreno, número dos de Rafael Correa desde 2007 a 2013,  apunta como próximo presidente de Ecuador con su movimiento oficialista Alianza PAÍS. Moreno se posiciona en primer lugar en todos los sondeos con una diferencia del 10% sobre el segundo candidato, el candidato conservador Guillermo Lasso. Los resultados obtenidos han sido en una primera vuelta en la que han votado más de 13 millones de ecuatorianos para que quedase claro el mensaje de que Correa abandone el poder. 

Ecuador se enfrenta a un resultado incierto a la espera de una segunda vuelta que se celebrará el 2 de abril y Correa allana el terreno para su eterno delfín, Moreno. El presidente de Ecuador habló ayer sobre los contrincantes a los que se enfrenta su partido y llegó a apuntarles el título de «intereses oscuros». Para muchos ecuatorianos Correa ha sido el impulsor de un sistema corrupto y opaco que solo ha beneficiado a los poderosos. Para otros, ha sido el impulsor del país hacia el siglo XXI

Estas elecciones suponen una novedad para los ecuatorianos ya que desde hace diez años el proceso había sido un mero trámite, el trono del Palacio de Carondelet esperaba a Correa al final de cada jornada electoral. Ahora las encuestas le dejan fuera del asiento Opinión Pública, empresa que realiza encuestas las 23 provincias del país, publicó los siguientes resultados de votos válidos: Lenín Moreno: 42,5%, Guillermo Lasso: 27,7%, Cynthia Viteri: 14,7% y Paco Moncayo: 6,1%. Según este pronóstico Lenín Moreno sería el nuevo Presidente de la República al superar la barrera del 40% y tener una ventaja de diez puntos porcentuales o más sobre Guillermo Lasso. Con estos resultados Moreno ya se ha apuntado a la presdiencia del país asegurando, según la agencia Andes que «hemos ganado las elecciones en justa lid». Sin embargo Lasso ha defendido que probablemente haya una segunda vuelta.

Para que se considere un éxito, la primera vuelta tiene que obtener más del 50% de los votos o superar al segundo por más de un 10%.