logo twMarcos H. De la Morena 

Manuel Moix, quien hasta hoy era el jefe de la Fiscalía Anticorrupción con todo el apoyo del Fiscal General del Estado José Manuel Maza, y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha dimitido de su puesto tras varios días bajo el foco de los medios de comunicación.

El cese voluntario de Moix sería, según él mismo, debido a “motivos personales”. Sin embargo, lo más probable es que se deba a que hace unos días se revelara que desde 2012 dirigía el 25% de una sociedad offshore en Panamá, considerado paraíso fiscal. Al parecer, gracias a esta sociedad “fuera de impuestos”, se habría ocultado entre otros inmuebles, un chalet en Collado-Villalba y otro en la propia Panamá.

La sociedad, según ha atestiguado Moix, fue fundada en los años 80 por sus padres, que pasaría a él y sus tres hermanos como herencia en el pasado 2012. Siempre según su declaración, este colectivo empresarial estaría inactivo desde hace varios años, y no se habría diluido debido al alto coste de esta acción.

En cuanto a su mayor defensor en este caso, el Fiscal General José Manuel Maza, ha comentado a los medios que “nunca ha existido en su comportamiento ningún tipo de irregularidad ni ilegalidad» por parte del Fiscal Anticorrupción. «He estado reunido durante bastante tiempo con Moix, y hemos hablado de su situación, hemos analizado y me ha trasladado su opinión sobre las informaciones respecto de su actuación», ha argumentado Maza, aludiendo siempre a los «motivos personales” de Moix para dimitir y no debido a la sociedad panameña.


MÁS INFORMACIÓN

Moix aparta al fiscal de la Operación Lezo, pero este se niega a dejar el puesto