logo twÁlex Martín

McLaren Honda ha empezado el Gran Premio de España con muchas dudas. El binomio británico-japonés, en la jornada del jueves, recibió un susto ante las declaraciones de su piloto estrella, Fernando Alonso, quien dejaba abierta la posibilidad de marcharse del equipo en el que ha pasado las tres últimas temporadas debido a los pobres resultados mostrados por el coche.

Después de que, en la rueda de prensa oficial de la FIA, tanto Alonso como Vettel, de Ferrari, dejasen abierta la posibilidad de marcharse de sus respectivos equipos cuando termine la temporada y finalicen sus respectivos contratos, McLaren ha vuelto a demostrar en el inicio de la jornada de los entrenamientos libres en el circuito de Montmeló, que tiene un serio problema con la unidad de potencia de Honda.

Después de que Alonso, a bordo del MCL-32, iniciase su vuelta para adaptarse a uno de los trazados más exigentes de todo el calendario, en el primer sector, tras las primeras dos curvas, el coche se detuvo por un «problema en el motor«, según las palabras del propio piloto asturiano, al advertir posibles daños en su vehículo y dar un trompo y quedarse parado en la pista catalana.

Después del trompo, el coche empezó a soltar líquido procedente de la unidad de potencia de la fábrica japonesa, una de las más exitosas de todos los tiempos en la Fórmula 1, queda claro, que a pesar de las actualizaciones en el motor, que es el tercero que se utiliza en McLaren a pesar de que solo llevan cuatro carreras de la temporada, hay mucho que mejorar hasta final de año si quieren retener a Alonso en sus filas.

Tras comprobar que su monoplaza no podría volver a correr en la primera sesión de los entrenamientos libres, Fernando Alonso ha tomado la decisión de marcharse del circuito, no sin antes dialogar con los ingenieros de pista de McLaren. Está pendiente de ver si en Honda son capaces de arreglar el fallo en cadena del motor para la segunda sesión de los entrenamientos libres del Gran Premio de España.