logo twMarcos H. De la Morena 

La Fiscalía General del Estado, dirigida por José Manuel Maza, ha presentado esta misma mañana varias querellas contra él ya los ex presidentes de la Generalitat, Carles Puigdemont, y del Parlament, Carme Forcadell.

Maza acusa a ambos de presuntos delitos de rebelión, malversación de caudales públicos y sedición, para lo que reclama “la exigencia de fianza, y en su caso, el embargo de bienes en la cuantía que prudencialmente se fija en un importe de 6.207.450 euros”. Estos costos corresponderían, según el fiscal, a las partidas de dinero público que se asignaron a la celebración del referéndum.

Al parecer, la Fiscalía General ha decidido imputar estos delitos tanto a Puigdemont y Forcadell como al resto de ahora ex miembros del Govern y los de la Mesa del Parlament, ya que al ser cesados han dejado de gozar del beneficio del aforamiento. Maza ha decidido presentar las querellas tanto en la Audiencia Nacional, donde ha acusado a Oriol Junqueras, Jordi Turul, Raül Romeva, Antoni Comín, Josep Rull, Dolors Bassa, Meritxell Borràs, Clara Ponsatí i Obiols, Joaquim Forn, Lluís Puig i Gordi, Carles Mundó, Santiago Vila y Meritxell Serret; como en el Tribunal Supremo, donde ha hecho lo propio contra Lluís María Corominas, Lluis Guinó, Anna Simó, Ramona Barrufet y Joan Josep Nuet i Pujals.

En cuanto a las medidas cautelares, no se han solicitado de ningún tipo, ya que, según el fiscal, “no son necesarias por el momento”, y por tanto, se pedirán cuando se les cite a declarar “en atención a la gravedad de los hechos imputados”.

Según la acusación, todos los políticos querellados actuaron “con total desprecio hacia la Constitución”, por lo que es necesaria su comparecencia de forma urgente ante los organismos judiciales oportunos. El texto presentado por Maza pide que se preste especial atención “a la gravedad de los hechos y de los delitos imputados, así como de las penas previstas, la flagrancia en su comisión, la contumacia en la ilegalidad y el riesgo de reiteración en las conductas antijurídicas”


MÁS INFORMACIÓN

Puigdemont no se da por destituido y asegura seguir trabajando por “un país libre”