La candidata de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) para las elecciones del 21-D, quien ha estado en el candelero los últimos días por sus polémicas declaraciones en RAC1, vuelve a las portadas. Esta vez, por su supuesta implicación en el referendum ilegal del 1-O. Al parecer, y según los últimos informes de la Guardia Civil, Rovira habría tenido un “papel clave” en la organización de todo el procès catalán. Los agentes la implican en pleno epicentro de los delitos cometidos por la Generalitat catalana durante los últimos meses, que acabarían con la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) y la posterior huida del expresident, Carles Puigdemont, a Bruselas.

Según declaraciones oficiales de ERC, tanto Rovira como la líder del PDeCAT, Marta Pascal, quedaron al margen de cualquier decisión ejecutiva sobre el procès, por lo que deberían quedar exentas de cualquier pena o fuera de las investigaciones de la Fiscalía y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Sin embargo, parece ser que la líder de los republicanos catalanes formó parte del “comité estratégico” para abordar la independencia, formado por ambos partidos. Estas informaciones han sido filtradas a partir de los documentos que un juez de Barcelona ordenó incautar como parte de la instrucción. Según estos papeles, también habría acudido a reuniones y habría coordinado a partes del partido como “preparativos” para el referendum. Para probar todas estas informaciones, el magistrado también tiene en su poder conversaciones telefónicas y confesiones de varios testigos.

Estas pruebas han sido remitidas por parte de la Guardia Civil al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, quien se encarga de investigar actualmente las implicaciones del Govern y el Parlament en el referendum ilegal del 1-O. Según ha informado esta mañana la Cadena SER, el magistrado estaría en estos momentos valorando el contenido de los documentos para decidir durante los próximos días si cita a Rovira como investigada.