logo twDiana Fernández

Mariano Rajoy ha hecho historia después de que la Audiencia Nacional le haya citado a declarar como testigo de la trama Gürtel.  El tribunal que preside Ángel Hurtado ha asegurado que «considera esta prueba como admisible» por lo que será la primera vez que un presidente en ejercicio tenga que declarar. La decisión no ha sido tomada por unanimidad, han sido dos votos contra uno los que han llevado a Rajoy al banquillo. 

Asociación de Abogados Demócratas de Europa (Adade), es el grupo de letrados que representa a la acusación popular de este caso que ya ha sido desestimado en dos ocasiones anteriores. La agrupación se remitió a la Sala de lo Penal, el pasado 31 de marzo pidiendo atención por tercera vez en este procedimiento, en «la necesidad del testimonio de Mariano Rajoy para corroborar que los hechos se han producido», en referencia a la presunta caja B del Partido Popular de la cual Rajoy habría cobrado un porcentaje.  En las dos ocasiones anteriores, los magistrados habían considerado que el testimonio del presidente del Gobierno no era «útil ni necesaria».

El escrito de Adade recoge que Rajoy tendrá que acudir ante el tribunal en condición de secretario general del PP que fue, entre los años 2003 y 2004, etapa en la que dirigió campañas de José María Aznar, «Resulta imprescindible oírle a él que fue director de diversas campañas electorales» ya que tendrá que jusrificar «lo sostenido por diversos acusados acerca de la financiación ilegal del Partido Popular para sus campañas electorales». La acusación ha pedido también que comparezcan «los máximos responsables ya que el PP está acusado de haberse beneficiado ilícitamente del delito de otros». Los responsables a los que se refiere en el escrito son Ángel Acebes, Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas, Jaime Mayor Oreja y Rodrigo Rato, citados los próximos días 19 y 20 de junio.

El Partido Popular se ha manifestado a través de un comunicado asegurando que «respeta la decisión pero que no la comparte». La formación ha querido recordar que ese mismo tribunal consideró innecesaria la presencia de Rajoy en la vista recalcando la incongruencia de los resultados. En la nota hacen hincapié en que la acusación está formada por Javier Ledesma y Mariano Benítez de Lugo, «muy conocidas por su cercanía al Partido Socialista» por lo que «consideramos que todo ello supone una situación de abuso de derecho, por cuanto una petición con clara intencionalidad política se enmascara bajo un interés jurídico inexistente».

Adade, encabezado por José Mariano Benítez de Lugo reclamó al tribunal que Rajoy compareciese como testigo de la Gürtel por primera vez en enero de 2015, pero la petición fue rechaza.  En 2016, si atendieron a la acusación a petición de Bárcenas, ex tesorero del partido para que declarasen los altos cargos antes mencionados. La tercera ocasión en la que pidieron la comparecencia de Rajoy fue el pasado 31 de marzo.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal, en sus artículos 702 y 703, obliga al presidente del Gobierno a declarar ante el tribunal de manera presencial. Pero en caso de no querer asistir personalmente para evitar la escena mediática, podría hacerlo desde su despacho, a través de una videoconferencia.


MÁS INFORMACIÓN

CASO GÜRTEL