logo twÁlex Martín

La Liga Santander, que parecía que había dado un vuelco tras el empate del Real Madrid frente al Atlético de Madrid, sigue como está tras la derrota del F.C. Barcelona frente al Málaga en el estadio de la Rosaleda por dos goles a cero. El equipo catalán se queda a tres puntos del líder, que además tiene un partido menos, tras un mal partido frente al conjunto de Michel, que sigue en una tendencia ascendente y da un golpe en la mesa importante con esta victoria.

Un tanto de un antiguo jugador del equipo catalán, Sandro Ramírez, y otro de Jony rozando el tiempo de descuento, ha hecho que el equipo dirigido por Luis Enrique pierda una de sus mayores oportunidades de lo que le resta de temporada de poder hacer daño al Real Madrid. Además, la expulsión del brasileño Neymar por doble amarilla no ha ayudado a que el Barcelona fuera capaz de remontar la desventaja con la que contaba.

El Málaga, más intenso y mejor

Desde que el árbitro pitase el inicio del encuentro correspondiente a la jornada 31 de la Liga Santander, pronto se vio que el Málaga salió a comerse a su rival, que seguía con su idea de aguantar el chaparrón y crecer paulatinamente en el partido, para que, cuando llegase el momento adecuado, dar el golpe y lanzarse al ataque de forma continuada. Sin embargo, esto no fue así en el estadio de la Rosaleda.

El equipo dirigido por Michel no perdió en ningún momento ni la cara ni el control de la situación del que, seguramente, era uno de los encuentros más importantes de la temporada, y que le podía salvar o hundir. En el minuto 32, Sandro, un antiguo jugador criado en la cantera del F.C. Barcelona, batió a Ter Stegen, poniendo el 1-0 en el marcador y dejando tocado al conjunto del que salió en dirección a Málaga, donde es uno de los jugadores más importantes.

Gran error de los azulgranas

El equipo dirigido por Luis Enrique ha dejado pasar una de las grandes ocasiones de poder restar, e incluso, adelantar al Real Madrid en lo alto de la clasificación de la Liga Santander. A pesar de los intentos de los jugadores de ataque, no eran capaces de desplegar un buen juego combinativo, y pronto los gestos de frustración en los jugadores azulgranas se hicieron patentes.

En la segunda parte, la entrada de Andrés Iniesta provocó una pequeña reacción en el equipo de la Ciudad Condal, sin embargo, la expulsión por doble amarilla del extremo brasileño Neymar terminó de hundir al Barça. En el minuto 90, a falta de unos minutos para que el colegiado pitase el final, una buena contra del Málaga culminó con un tanto de Jony que cerró el marcador y remata al Barça, que ve como la Liga se le aleja con este tropiezo.