logo twDiana Fernández

Hace 13 años se paró el mundo cuando una célula yihadista explotó un tren en Atocha dejando 191 fallecidos. Tras 13 años del atentado la capital vuelve a vestirse de negro para recordar que ellos no se olvidan. Los actos, han tenido lugar en diferentes puntos de la ciudad como la estación de Atocha o El Retiro, los líderes políticos han estado en el punto de mira desde el inicio de la jornada.

Desde las nueve de la mañana se ha iniciado el día de luto en la Puerta del Sol junto a la placa que conmemora ese día. Cristina Cifuentes, Manuela Carmena, la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa y la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco han acudido al acto. Este ha seguido en la estación de Atocha donde se han incorporado los representantes madrileños de los sindicatos de CCOO y UGT .

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena ha pedido que se respete la individualidad de cada familia. Al igual que la presidenta de la Comunidad de Madrid, ha pedido unidad a todas las instituciones ante esa «monstruosidad». Cifuentes ha explicado que «con independencia del número de actos, lo importante es el recuerdo a las víctimas y sus familiares y que estemos todos unidos«.

Albert Rivera ha expresado sus condolencias a los familiares a través de twitter: «En memoria de las víctimas del 11-M y de todas las víctimas del terrorismo. Hay que defender sin complejos la libertad frente a la barbarie». De la misma forma lo ha hecho Pedro Sánchez:  «En el XIII aniversario del 11-M, mi recuerdo y mi cariño para las víctimas y sus familias». Mariano Rajoy ha empleado también la red social para apuntar que: El 11-M será siempre una fecha triste para los españoles. Mi recuerdo a su memoria. No os olvidamos.

Alfonso Sánchez, presidente de AVT ha leído un manifiesto en defensa de la verdad y la memoria en el parque del Retiro junto a los 191 cipreses y olivos que conforman el Bosque del Recuerdo.

!17 nacionalidades fueron objetivo de Al Qaeda: 34 perecieron en el tren que explotó en la estación de Atocha; 63 frente a su paso por la calle Téllez; 65 en el de la estación del Pozo; 14 en el que estaba en la estación de Santa Eugenia y 16 en diferentes hospitales.La última víctima murió en 2014 después de permanecer en coma 10 años.