logo twMarcos H. De la Morena 

El lider de ‘En Marche’ ha conseguido hoy una victoria en las elecciones legislativas francesas que le garantiza tener una mayoría suficiente en el Parlamento. Ni la candidatura conservadora que encarnó en las presidenciales Fillon, ni la socialista del ex primer ministro Françoise Hollande han sido capaces de acercarse a los números de Macron, quien ha dejado claro que esta victoria ‘tumba por fin’ al viejo sistema de partidos clásicos en el país.

Con este triunfo, se renovará gran parte de la llamada Asamblea Nacional, tanto con los nuevos diputados de ‘En Marche’, como los que entren como sustitutos para la gran ola de dimisiones que se están sucediendo dentro de los partidos más tradicionales.

‘Republique en Marche’, el partido de Macron, ha obtenido 355 diputados (contando su alianza al también partido centrista MoDem). Le siguen muy de lejos los partidos de derechas, casi todos bajo el liderazgo de los republicanos, con 128 diputados, y el Partido Socialista, quien había gobernado hasta ahora, se queda con unos minoritarios 48 diputados. La debacle socialista ha provocado que, entre otros, dimita el secretario general del partido, Jean Christophe Cambadelis

Sin embargo, la victoria del líder centrista tiene un gran ‘pero’: el absentismo electoral. La concurrencia en las urnas no ha superado el 43%, por lo que la mayoría de franceses han decidido no votar a ninguna lista en estas legislativas

Según las previsiones y con los datos de los diputados, Macron gobernará casi con poder absoluto, no por una abultadísima mayoría sino por la gran división que existe en la oposición. Tanto los republicanos de Fillon como el Partido Socialista se hallan sumidos en sendas crisis, tanto de liderazgo como de modelo de formación, por lo que, a priori, no presentan una gran amenaza para el liberal.


MÁS INFORMACIÓN

Macron se acerca a la mayoría absoluta en la primera vuelta con récord de abstenciones