Emmanuel Macron, ha denunciado «una acción de pirateo masiva y coordinada» de correos electrónicos, documentos contables y contratos apenas a dos días de la segunda vuelta. Hoy es jornada de reflexión y ninguno de los candidatos puede intervenir en la campaña. En Marche! ha asegurado que lo sucedido es una  «una operación que manifiestamente supone una desestabilización democrática, como se vio en Estados Unidos durante la última campaña presidencial».

La publicación de los datos se ha hecho a través de la plataforma Pastebin de forma anónima, pocas horas antes de que se empezase la jornada de reflexión, lo que impide a Macron contratacar. Las últimas encuestas ponen a Macron por delante de Marine Le Pen, dirigente de el Frente Nacional. Ante la similitud con la situación que se dio en las elecciones estadounidenses.

La Comisión Nacional de Control de la Campaña Electoral (CNCCE) en Francia, alertó de las consecuencias penales a las que se enfrentan aquellos que difundan datos robados. Según recoge el comunicado del partido de Macron, la información ya etiquetada como los Macronleaks, responden a cuentas personales del equipo de campaña y sucedió hace unas semanas en una operación de pirateo. Fue la empresa japonesa TrenMicro quien apuntó que detrás de los robos de estos datos, está el equipo de hackers rusos que piratearon los datos de Hillary Clinton.