logo twÁlex Martín

Después de perder las Finales de la pasada temporada de la manera más cruel, ya que los Cleveland Cavaliers les remontaron una ventaja de 3-0, los Golden State Warriors se han proclamado campeones de la NBA de una forma rápida, ya que el parcial de la eliminatoria final ha dejado un resultado de 4-1 para el equipo de la Bahía de Oakland.

El equipo comandado por Steve Kerr y liderado por Stephen Curry, Klay Thompson y Kevin Durant ha sido muy superior durante toda la final al conjunto de Lebron James, que, excepto en el cuarto partido, se encontró muy solo en todas las Finales. La clave en partidos como este es estar bien rodeado por los compañeros, y, en su caso, no pasó.

El quinto y definitivo partido ha acabado con un resultado de 129-120 a favor de los Warriors, que se alzan con su segundo anillo en las tres últimas temporadas. Kevin Durant ha sido el líder indiscutible de los Warriors, con 39 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias, que sumados a sus otras actuaciones, le han valido ganar el MVP de las Finales. Stephen Curry, por su parte, hizo de escudero, y se recuperó de su cuarto partido, con 34 puntos y 10 asistencias.

Por parte de los Cleveland Cavaliers, el campeón que ha entregado su corona, el líder indiscutible ha sido Lebron James. El alero hizo todo lo posible para intentar impedir la victoria final de los Warriors, con 41 puntos, 13 rebotes y 8 asistencias, pero más allá de JR Smith y Kyrie Irving, que anotaron cada uno 25 y 26 puntos, el Rey ha dejado de ser el monarca absoluto de la NBA.