logo twDiana Fernández

El tiempo de aprobar los presupuestos se agota para Donald Trump. El próximo viernes tendrá que presentar unas cifras ajustadas para gestionar durante su legislatura. Uno de los principales problemas en los presupuestos federales es la adjudicación de fondos para construir el muro con México, ya que tanto los demócratas como los republicanos se oponen a la frontera entre países. El plan del presidente de Estados Unidos era reservar un fondo de 20.000 millones para hacer frente a este gasto pero no consiguió convencer a los de su propio partido por lo que se  ha mostrado dispuesto a trasladar la negociación de esta cifra para después de verano.

Al retirar temporalmente la cifra del muro de los presupuestos, Trump entiende que el rechazo que produce entre los demócratas se verá reducido. No obstante esto supone otra derrota para el presidente estadounidense ya que ha sido una de las principales promesas de su campaña. Se le sumaría así al fracaso de su planteamiento de tirar la reforma sanitaria de Barack Obama a los 100 días de estar en el poder tal y como prometió antes de llegar a la Casa Blanca.

Los republicanos confían en que Trump saque adelante los presupuestos para demostrar la capacidad del magnate al frente del Gobierno. No obstante, las cifras tienen que convencer a los demócratas ya que necesita  su apoyo para poder aprobar las cifras. La Casa Blanca, los republicanos y los demócratas tienen que estar de acuerdo para que se lleven a cabo, pero de momento se está viendo limitado por la negativa de los demócratas en aspectos imprescindibles.

El muro de México iba a estar pagado por el propio país según afirmó Donald Trump en diversas ocasiones, pero esta idea se ha ido diluyendo hasta querer incluir una cifra en los presupuestos federales. No obstante el director de tales cifras, Mick Mulvaney , apuntó que “sabemos que hay mucha gente en el Capitolio, especialmente en el Partido Demócrata, a quienes no gusta el muro, pero ellos perdieron las elecciones. El presidente debería tener la oportunidad de financiar una de sus grandes prioridades en la primera ley presupuestaria de su mandato”.

A pesar de que el Gobierno de Trump sigue planeando estrategias para aprobar la financiación del muro, se enfrentan a la negativa absoluta de los republicanos en el senado por lo que se puede truncar el planteamiento del presidente.