logo twMarcos H. De la Morena 

Alain Juppe, actual alcalde de Burdeos y antiguo rival de Fillon en las primarias, se postula como sustituto en la lucha por la presidencia de Francia. Tras el escándalo de corrupción del líder conservador, ha ido perdiendo apoyos gradualmente tanto dentro como fuera del partido, lo que ha provocado que los líderes del mismo se planteen reemplazarlo.

Sin embargo, el propio Juppe se desmarca de estas especulaciones, afirmando que “no me prestaré a esa operación contra la voluntad del interesado”. Aun con estas declaraciones, sus aliados están abandonando en masa la candidatura de Fillon durante los últimos días, al apreciar que es una causa perdida. La totalidad de los fieles al sustituto habrían huido ya del barco de Fillon.

Los últimos en hacerlo han sido su director de campaña, Patrick Stefanini, y el tesorero de la misma, Gilles Boyer, quien fuera responsable de campaña de Juppé en las primarias. Antes de ellos, lo hizo el ex jefe de gabinete del alcalde de Burdeos, David Teillet. Ademas, media docena de diputados del ala jupeísta en el cuartel general electoral habrían presentado también su cese voluntario. En total, más de un centenar de dimisiones, incluidas las de dos directores adjuntos de la campaña o su portavoz, Thierry Solère, organizador de las primarias que ha anunciado en Twitter su dimisión este viernes.

A la larga lista de defecciones se han sumado los seguidores de Bruno Le Maire -como Solère-, otro aspirante de las primarias que perdió ante Fillon pero que le había declarado después su lealtad, para no ir en contra de la voluntad del partido. Hasta la organización ‘Los Jóvenes con Fillon’ le piden en un comunicado que se vaya, ya que afirman que “no tiene credibilidad, y sus duras críticas a la justicia se corresponden con un candidato al ElÍseo”.

Muchos de ellos se agarran al argumento de que en las primarias de la derecha en noviembre, François Fillon se presentó como un candidato totalmente limpio. «¿Se imagina alguien a De Gaulle imputado?», lanzó en un debate a su rival Nicolas Sarkozy, imputado desde 2014 por un caso parecido al que tiene ahora mismo abierto por la justicia el propio Fillon. Cuando ‘Le Canard Enchainé’ destapó el 25 de enero los sueldos de Penelope Fillon como supuesta asistente parlamentaria de su marido, cobrando sobresueldos por trabajos que nunca llegaría a realizar, el candidato acusó de “misoginia” al semanario y amenazó con querellarse contra ellos


MÁS INFORMACIÓN

Fillon se niega a dejar su candidatura tras ser imputado por corrupción