La operación Lezo, se sigue cobrando víctimas. El compiyogui, Javier López Madrid, abandona el consejo de la constructora OHL después de que el juez le implicase en un supuesto soborno de 1,4 millones de euros por el proyecto fallido del tren de Navalcarnero. Tal y como ha publicado El Mundo, el empresario le ha mandado una carta al presidente de la compañía explicando sus motivos entre los que se encuentra un cambio de residencia fuera de España.

López Madrid abandona el cargo por «motivos personales» justo un día antes de que se celebre la junta general de accionistas. El yerno de Villar Mir fue detenido el 22 de abril pero el juez lo dejó en libertad bajo fianza de 100.000 euros que fueron abonados. Fue entonces cuando el magistrado quitó a López Madrid cualquier potestad al frente de la empresa.

Además del caso Lezo, el empresario está imputado por el caso Púnica en el que se le investiga por donar supuestamente, más de un millón de euros al que fuera gerente del PP de Madrid, Beltrán Gutierrez Moliner. López Madrid arrastra también una sentencia que le acusa de apropiarse indebidamente 35.988 euros con una tarjeta opaca de Caja Madrid.