“Esto no lo hemos gestionado bien, sin duda, lamentablemente no lo hemos gestionado bien. Se ha provocado una desconfianza indebida en el alto tribunal y no puedo más que sentirlo, lo sentimos todos” ha asegurado el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes en lo referido a la decisión tomada respecto al pago del impuesto de las hipotecas.

Durante la jornada de puertas abiertas del Alto Tribunal ha hecho un llamamiento a “la confianza” en la Justicia y ha pedido “disculpas a aquellos ciudadanos que se hayan sentido perjudicados en esta deficiente gestión”. Lesmes ha confesado que ha mantenido varias conversaciones con Díez – Picazo en las que ha lamentado enterarse de la noticia a través de los medios de comunicación ademas de aclarar que no apoya que el caso se haya elevado a pleno.

Lesmes no recibió llamadas “de ninguna entidad bancaria” tras la sentencia. Ha reconocido que la nota en la que suspendía lo aprobado anteriormente generó “confusión” tanto en los bancos como en los ciudadanos. Algo que ya ha desembocado en más de 250.000 demandas que de momento no se pueden calificar “de colapso pero si de difícil”.

A pesar de la decisión de Díez – Picazo , Lesmes ha asegurado que no le va a pedir la dimisión añadiendo que corregirán los problemas de gestión y que el TS  ha trabajado con “calidad y eficacia” siempre en beneficio de España.