logo tw Álvaro Moreno

  • UE se compromete a permitir un gasto extra del 0,5% del PIB
  • Con esto esperan reactivar una economía que debería crecer a un ritmo mayor 

Desde Bruselas han confirmado hoy un cambio de rumbo en la política económica del club de los 27. Jean Cloude Junker ha hablado de que desde la unión recomiendan a los estados que emprendan políticas de gasto.

La Unión Europea llevaba durante años manteniendo una política de austeridad, es decir, de reducción de gasto público y que no permitía que los Estados invirtiesen en la recuperación de sus economías. El motivo era que hubiese un mayor ahorro y unas políticas que permitiesen crear un espacio de crecimiento serían beneficiosas y por ello, ante el actual paradigma de crecimiento frente a la última fase de pérdidas, recomiendan que el dinero que ahora se está generando, se invierta, esta vez sí, en gasto público.

Las recomendaciones de la UE son que ese 0,5% del PIB que recomiendan utilizar se utilice en recortar los impuestos o en apoyar a través del Estado, inversiones hacia empresas públicas o privadas con el fin de incentivar el mercado.

Concretamente, las cifras que se barajan son entre 30.000 y 85.000 millones que los estados podrán gastar. Esta cifra aún debe de confirmarse por el consejo europeo pero todo parece indicar esta medida finalmente saldrá.

La Unión Europea recomendará a los países más prósperos utilizar más porcentaje de gasto público, por ello países como Alemania y Holanda estarán a la cabeza y otros como Italia, deberán hacerlo con mucha más cautela aunque igualmente se les permitirá seguir estas políticas.

Con esto, desde Europa se cierra una de las etapas más importantes de la crisis. La conocida época de austeridad que ya está tocando a su fin desde 2015, queda totalmente atrás a pesar de que el crecimiento sea mucho menos bajo de lo esperado en países importantes en el continente como Alemania y Francia.

Algunos creen que este cambio de políticas se debe a que ese escaso crecimiento que se da se quiere aumentar con un impulso de los Estados. De hecho se ha pasado de la austeridad que pretendía frenar la hemorragia de una economía en pérdidas a este nuevo panorama en el que Europa necesita esa chispa para crecer realmente tras muchos años del periodo más duro de la crisis.

De esta forma y con la advertencia de que “la recuperación continúa, pero es frágil” Jean Cloude Junker se ha ofrecido algo insólito hace dos años, una tímida remodelación de la economía de la unión para permitir inyectar vida a un mercado que crece lentamente y cada vez de forma más desacelerada.