• Después de tener una ventaja de hasta 7 goles en la primera parte, la selección española se vino abajo en la segunda mitad
  • Esa mala segunda mitad fue aprovechada por Francia para remontar y llevarse el partido en la prórroga.

En cuartos de final, la Selección Española de Balonmano ha caído derrotada y se despide de unos Juegos Olímpicos en los que había muchas esperanzas depositadas de hacer un buen papel.

La decepción de las jugadoras dirigidas por Jorge Dueñas se hizo evidente nada más acabar el encuentro. Lágrimas de rabia y pena por la oportunidad perdida se mostraron en las caras de Las Guerreras.

El partido no pudo empezar de mejor manera para el combinado nacional español. La defensa española y una muy inspirada Nerea Pena lograron asfixiar al conjunto francés.

La primera parte fue un total y absoluto dominio de la selección española, que puso contra las cuerdas a Francia, que estaba irreconocible y que no pudo hacer nada para frenarlas.

Sin embargo, al llegar al descanso, y, sobre todo, al volver de él, las tornas se cambiaron. Los siete tantos de los que gozó la selección española empezaron a diluirse.

Francia se dio cuenta de los errores que había cometido en el primer periodo y empezó a subsanarlos, de manera que el conjunto dirigido por Dueñas no supo cómo reaccionar.

España estuvo bastantes minutos sin anotar ningún gol y eso le permitió a su rival acercarse mucho en el marcador, hasta el punto de que llegó a empatar el encuentro y forzar la prórroga.

Ahí, en el tiempo extra, España siguió sin reaccionar y el conjunto francés se siguió aprovechando del mal momento que estaba atravesando el equipo español para llevarse el partido.

Las expectativas que había sobre las 14 jugadoras españolas eran enormes, por eso ha sorprendido tanto que no hayan llegado a las semifinales del torneo olímpico. Pero no hay que caer en el derrotismo, porque el esfuerzo y el pundonor que han demostrado es innegable.

Eso sí, en un torneo como los Juegos Olímpicos, hay que saber cerrar los partidos, y, en este caso, la selección española no ha podido rematar a Francia, y, por eso, han caído.

De todos modos, estos Juegos están siendo los de las sorpresas y nos demuestra que cualquiera, con sacrificio y esfuerzo, puede llevarse una medalla a casa.