logo tw Álvaro Moreno

  • Los precios han subido un 8% por este consenso que no se daba desde 2008
  • Finalmente Arabia Saudí ha cedido y su rival en el cártel, Irán, es la gran beneficiada de este acuerdo

Hoy al mediodía la reunión en Viena de los principales productores de petróleo ha concluido con un acuerdo. Los miembros de la OPEP reducirán la producción para provocar una subida de los precios, este método no se empleaba desde 2008.

Concretamente el cártel ha decidido reducir en más de 1 millón la producción de barriles de petróleo diarios, pasando de 32,5 millones a 33,6. Esto significará un 8% más en el precio del mismo que era de 46,4 dólares y hoy es de más de 50.

Este acuerdo llevaba meses fraguándose pero la rivalidad interna entre varios de sus miembros había provocado que se tardase más tiempo en llegar al consenso.

Irán, la gran beneficiada

La república islámica era el gran escollo a superar en estas negociaciones. Décadas de embargos comerciales y sanciones por parte de occidente, habían provocado que su producción de crudo cayese y de ser uno de los líderes en este sector han pasado a ocupar un espacio de mercado residual. Tras haber quitado EEUU el embargo Irán se ha propuesto recuperar el espacio perdido y por ello produce unas enormes cantidades sin reparar en las peticiones de la OPEP. Al país islámico le interesaba producir saltándose las normas del cártel.

Este problema se ha solucionado permitiendo que Irán mantenga su producción a cambio de que prometa no incrementarla, cosa que le será rentable debido a que con la subida de los precios ganará más dinero por barril.

Arabia Saudí e Irak, otros protagonistas

Las otras posiciones claves para desatascar esta situación eran la de estos dos países. El caso de Irak era el más complicado debido a que buena parte de su territorio está dominado por el ISIS. Por ello necesita producir mucho para costear la guerra contra los yihadistas que todavía dominan una de sus ciudades más importantes, Mosul.

En base a esto, Irak no ha tenido que reducir su producción y la mayor parte del peso a caído en los hombros de Arabia Saudí.

Los árabes son una de las potencias dominantes en Oriente Medio y por ello mantienen una constante rivalidad con los países de la zona. Sin embargo, han tenido que acceder a las demandas de algunos de sus rivales como es Irán y para poder sostener este decrecimiento en la producción han sido los principales responsables.