logo twMarcos H. De la Morena 

La Organización de Naciones Unidas remarcó en la tarde de ayer que la actuación del Gobierno de Rajoy y en especial del Ministerio de Interior con respecto a las cargas policiales del pasado domingo en Cataluña había estado fuera de lugar, y reprendió al propio presidente por ello.

Sin embargo, si mostró su apoyo al ejecutivo español en cuanto al propio desafío independentista que propone el Govern de Carles Puigdemont, aunque por primera vez en la historia de la cámara internacional, no todos los delegados han quedado de parte de Rajoy.

En este aspecto, cabe destacar que, si bien es cierto que muchos de los representantes se han posicionado del lado del Gobierno, su decisión no ha sido unánime, algo inédito en este tipo de situaciones, a la que han calificado como “cuestión política interna”.

Respecto a la violencia policial denunciada por los partidos catalanes durante el 1-O, ha sido Zeid Raad al Hussein, Alto Comisionado de la ONU, quien ha condenado los actos desmedidos de algunos activos de la Guardia Civil y Policía Nacional. Además, ha declarado sentirse “perturbado” por todos los hechos de este fin de semana en Cataluña.

El máximo responsable de la organización internacional ha realizado también una petición expresa a Rajoy, al solicitar expresamente que “se examinen de forma minuciosa todos los actos de violencia”. Al Hussein recuerda también que las intervenciones de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado “deben producirse solo cuando sean realmente necesarias, además de ser siempre proporcionadas”.

A raíz de esto, su llamamiento más claro es hacia el entendimiento de los mandatarios españoles y catalanes y pide que se abra un dialogo entre ambos. “Creo firmemente que la situación actual debería resolverse con diálogo político y total respeto a las libertades democráticas”, ha concluido.