logo tw Álvaro Moreno

  • Ahora se esperan duras jornadas de negociaciones entre ambas formaciones para llegar a un acuerdo total por los presupuestos
  • El déficit de más de 2.000 millones de euros y el referéndum secesionista de septiembre provocan que haya una situación inédita en la cámara catalana

Junts Pel Si ha iniciado su camino hacia el referéndum unilateral para romper con España. Esta senda ha hecho que tenga que gobernar con aliados poco convencionales, como es la CUP. Esta fuerza política catalana independentista ha dado su apoyo al gobierno de Carles Puigdemont pero sus diferencias se hicieron patentes cuando en Junio de este mismo año, el grupo antisistema tumbó los presupuestos del Govern por ser est0s contrarios a los planteamientos que defendían.

Tras todo esto las declaraciones del presidente de Cataluña sobre la hoja de ruta para la independencia han provocado una aproximación entre ambas entidades y con ello, Puidemont superó la cuestión de confianza y hoy, la CUP ha dado vía libre para que se tramiten los presupuestos y por tanto se mantenga el apoyo al govern.

Esto no significa que estén ya aprobados, sin embargo es un paso muy importante para una alianza política que hace meses parecía estar rota y que con esto está mucho más cerca de conseguir renovar su vínculo.

El pasado junio lo que se produjo fue una enmienda a la totalidad de los contenidos de aquellos presupuestos. Ahora ya pasarán a debatirse y muy probablemente, a cambio de revertir los recortes hechos por Artur Mascrear las partidas para convocar el referéndum que se hará el próximo mes de septiembre.

Además de esto el partido tratará de incluir una reducción de las privatizaciones y un aumento de los sistemas de redistribución de la riqueza que sean propiedad de la autonomía.

Desde Junts Pel Si pese a que consideran esto una gran victoria, tendrán que superar una serie de retos que esta complicada alianza le plantea. Ya no es solo que no hayan podido buscar otros aliados políticos para no tensar su relación con la CUP, sino que el amplio déficit de 2.000 millones que tiene Cataluña provoca que todas esas medidas de gasto público que tienen que llevar a cabo para cerrar los presupuestos sean complicadas.

Por todo esto le esperan unas jornadas de gran trabajo a los miembros de ambos equipos para las negociaciones, sobretodo al que llevará el peso de estas en términos de responsabilidad económica, que es Oriol Junqueras.