Las formaciones independentistas que conforman la mayoría parlamentaria de la Generalitat de Catalunya han registrado en la tarde de hoy su proyecto de ‘Ley de Transitoriedad y Fundacional de la República’ en el Parlament, la cual sentaría las bases de una supuesta transición entre el 1-O y la secesión completa de España.

Para el Govern de Puigdemont, que la mesa del Parlament tramite esta nueva ley es el paso imprescindible de cara a una República catalana real, y para ello planean que se apruebe antes del propio referéndum del 1 de octubre.

Lluis Corominas, presidente del grupo de Junts pel Sí, ha sido el encargado de presentar ante los medios este nuevo texto tras registrarlo de forma oficial. “Esta ley da la cobertura jurídica al periodo inmediatamente posterior al referéndum independentista”, ha confirmado el parlamentario. La ampliación de la ley ha sido publicada en la web ‘garanties.cat’ durante la tarde, y en ella se especifica que solo se activará en el caso de que el ‘SI’ a la independencia gane el referéndum, eso sí, sin tener en cuenta un umbral de participación.

Este documento, de salir adelante, dotaría de un marco legal al proceso de separación de Cataluña con el Gobierno central durante un tiempo limitado de al menos un año. Para ello, pone sobre el papel las modificaciones a seguir en caso de que la independencia sea aprobada. Se constituiría una Asamblea Constituyente a la que el Govern encargaría la elaboración de una nueva constitución que aunara todas las medidas provisionales de la Ley de Transitoriedad, entre las que se cuentan la modificación de los impuestos, una nueva regulación de la economía y la salida del Ejército español de las tierras catalanas.

La ley, según se ha podido saber, consta de 89 artículos en el cuerpo más tres disposiciones finales, que se ha encargado de explicar Benet Salellas, diputado de la CUP después de la comparecencia de Corominas. Tras esto, ha remarcado que no se dará ningún paso atrás, y que las decisiones sobre esta ley son firmes y no cambiarán para “no matar al procés”.