El Tribunal de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Madrid ha ordenado al Ayuntamiento de Madrid que suspenda cautelarmente el acto de apoyo al referéndum de Cataluña convocado este domingo en Matadero. El juez ha tomado esta decisión alegando “apología” a la consulta.  Según recoge,”implica favorecer un acto de apoyo a una consulta convocada por una ley que ha sido suspendida” y que se dirige “claramente contra lo dispuesto en la Constitución española”, concretamente en los artículos 1 y 2.

El evento estaba organizado por el colectivo Madrileños por el Derecho a Decidir y Carmena mantiene la cesión del espacio ya que a su juicio cumple con las normativas para que pueda celebrarse. La concejal de Arganzuela, Rommy Arce, llegó a considerar la consulta catalana sostiene la  “aceptación popular generalizada” y que la promoción de la causa independentista “contribuye al desarrollo social, sin que menoscabe el interés general”.

El magistrado recuerda la ley orgánica que regula las consultas populares y que señala que la autorización para su convocatoria es competencia exclusiva del Estado. Sostiene, además, que los inmuebles de propiedad municipal tienen como “función principal servir a los intereses generales, entre los cuales no puede incluirse en modo alguno, la pretensión de realizar actos públicos en favor de un referéndum ilegal, suspendido por el Tribunal Constitucional, y que atenta directa, clara y gravemente contra la unidad de España, proclamada en la Constitución, así como contra la soberanía del pueblo español”.

El auto recuerda que que las decisiones de Alto Tribunal “son de obligado cumplimiento para todos los poderes públicos y, por tanto, obliga a las autoridades municipales del Ayuntamiento de Madrid”.