logo twÁlex Martín logo twMarcos H. De la Morena 

El juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, ha decidido enviar a prisión al todavía presidente de la Federación Española de Fútbol, y a su hijo Gorka dentro de la llamada ‘operación Soule‘.  Además de Villar, han sido arrestados hasta el momento el vicepresidente económico de la RFEF, Juan Padrón, y el secretario general de la Federación Tinerfeña.

Una denuncia del CSD, punto de partida de la ‘Operación Soule’

Hace más de un año, el Consejo Superior de Deportes interpuso una denuncia contra Villar ante la Fiscalía Anticorrupción, y tras varios meses de indagaciones, el organismo llegó a la conclusión de que el máximo dirigente de la RFEF había cobrado comisiones de los partidos de la Selección Española. Por el momento, la acusación se fundamenta en que el presidente habría realizado estos cobros con el único objetivo de beneficiarse él y su hijo Gorka, abogado experto en derecho deportivo. Además, la Fiscalía continua investigando supuestos delitos de corrupción entre particulares, falsedad, administración desleal, apropiación indebida y alzamiento de bienes.

Los registros en la Ciudad del Fútbol, claves para su detención

Las detenciones dentro del marco de la operación comenzaron el pasado martes, y además se complementaron con diversos registros en la sede de la Federación Española de Fútbol en Las Rozas,  en despachos como el del propio Ángel María Villar, y domicilios particulares. Desde ese mismo día, los detenidos han dormido en los calabozos, y, tras declarar ante el juez en la Audiencia Nacional, Pedraz ha decretado cárcel incondicional para los dos cabecillas de la trama de corrupción.


MÁS INFORMACIÓN

La Fiscalía solicita para Villar prisión sin fianza