Excelencia académica e internacionalidad definen la esencia de ISDE, el Instituto Superior de Derecho y Economía dirigido por Juan José Sánchez Puig. Varios acuerdos con universidades de élite mundial como Columbia y Cambridge se incluyen entre las posibilidades de formación integral e internacional de la institución. Talento joven. Ambición. Y una cartera de oportunidades. Así funciona ISDE.

¿Qué están buscando actualmente los despachos?

Los despachos están buscando a jóvenes, con idiomas y formados, que sepan tratar con el cliente y tengan valores porque además de contar con el conocimiento técnico, es importante el factor humano y ético. Actualmente las firmas apuestan por los abogados que tienen conocimientos en tecnología. A día de hoy esto juega un papel fundamental dada la revolución digital en la que estamos inmersos y no se puede vivir de espaldas a la sociedad.

Es cierto que los despachos son muy exigentes y te requieren muchas horas y mucho sacrificio pero también son muy flexibles. Ahora puedes trabajar mucho sin estar entre cuatro paredes.

¿El sector del Derecho ha terminado de digerir la revolución tecnológica?

No se puede hablar de una forma global. Hay diferentes niveles. Debemos distinguir entre las firmas anglosajonas o aquellas de carácter mundial que tienen influencia de muchos países y aplican unos códigos con mayor celeridad y siendo más visionarios. En España, las firmas españolas lo están haciendo todas. Estamos exportando muy buenos abogados y las firmas más importantes ya buscan tener sede aquí.

¿Existe actualmente en los despachos espacio para desarrollar el talento?

Por supuesto. Pero los abogados jóvenes tienen que ser capaces de saber transmitir a la firma su función como una propuesta de mejora. El letrado tiene que tener esa inteligencia para hacerle ver a los despachos que si dejan ese espacio vacío será malo para ellos.

¿Cuál es el método de ISDE para canalizar el talento?

La forma de canalizar es escuchar al alumno. No debemos recomendar. El alumno debe tomar su propia decisión. Pero si tienes grandes facilidades para una materia, no debes abandonar eso aunque te apasione otro tipo de derecho, que por supuesto debe explotar. Intentamos aterrizar al alumno en la realidad. Tenemos que saber un poco dónde estamos y  despertar esa inquietud por buscar el nicho para que sean los primeros en acceder y ayudar a que broten nuevas ideas.

¿Qué le garantiza ISDE a un estudiante?

Por un lado formación, despertar en el carácter innovador. En ISDE consideramos que el networking que es muy importante. Si desde el minuto uno estas en contacto con los abogados de las grandes empresas, despachos y boutiques te va a facilitar mucho el proceso. Garantizamos una imagen solvente y fuerte, en la institución nos hemos preocupado de que nos conozcan en los principales países del mundo. Por ello, trabajamos desde la praxis, no solo para tener una gran cartera de conocimientos, sino para saber aplicarlos.

Consideramos que la educación dual es completamente imprescindible desde el primer minuto. ISDE no es un simulador de vuelo, hay que volar. Pero lo haces con alguien al lado que no te deja estrellarte.

¿Qué ayudas dan a los alumnos que quieren entrar en ISDE y  tienen menos posibilidades?

Somos muy generosos dando becas. No podemos dejar escapar el talento porque una persona no tenga dinero. Lo importante es que el talento salga al mercado y salga con las mejores garantías.