logo twDiana Fernández



Una conversación con alguien que ha vivido los deleites del cine desde la Transición, es una lección. En un estudio en el centro de Madrid, mientras se coloca todo el asunto técnico, el ayudante de dirección le pasa el teléfono con una llamada de alguien del fútbol, José Luís Garci no tiene móvil, ni coche ni ningún aparato de la sociedad moderna. Se acomoda en un sillón de su despacho, con chaqueta y corbata, “algo insólito”. Las antesalas del triunfo estuvieron en su vida varios años, hasta que dejó de ser una promesa para convertirse en historia en el año 1982 ganando el primer Oscar de la historia del cine español.

“Independiente” y sin ataduras en la política, defendió firmemente las ideas del Partido Comunista durante la Transición, una lucha que nada tiene que ver con la de ahora, “aquellos eran españoles que se jugaron el tipo”. Conversador nato, cercano, lejano, y arraigado a lo de antes, parece un genio despistado, pero solo lo parece, porque el despiste, no marca una época.

La política está por debajo de muchas cosas

En España nunca ha habido una industria asentada, según Garci, “solo han sido personas que han hecho cine”. Y aunque en nuestro país llegaron a compartir siglo Buñuel y Berlanga, “nunca habrá un siglo de oro como el de Hollywood, en el que coincidan John Ford, Billy Wilder, Hitchcock y Fritz Lang”. Ni tampoco la meca del cine volverá a lo que fue. “El cine antes era el primer arte, ahora es el séptimo”

Garci no acabó recogiendo el Oscar, el Goya o el Premio Nacional de Cinematografía por accidente, pero fue la inercia lo que le llevó a hacerse ese palmarés. Comenzó escribiendo textos, después pasó al mundo audiovisual y grabó decenas de cortos y después saltó a la gran pantalla con Alfredo Landa en ‘El Crack’ o Fernando Fernán Gómez en ‘El Abuelo’.

Aunque es autor de cine independiente y  no se encasilla en ningún partido, en los años ochenta, José Luís Garci fue defensor de los ideales del Partido Comunista durante la Transición. Y fue en esa época en la que “logramos que lo principal fuera España y durante un tiempo todo el mundo luchó por el país. Y fue estupendo, tengo la sensación de que España en esa época estaba de vacaciones”. La lucha del PCE “era de gente que se había jugado el tipo para luchar contra la dictadura”, y no tiene nada que ver con “Alberto Garzón y todos estos…”.

“El problema es que todo el mundo ha elegido la aristocracia”

La soberanía es algo que se está poniendo en tela de juicio desde el fin del bipartidismo y ahora que “España vive enfadada” y hay una pelea constante por querer ser una nación independiente, el gobierno de Rajoy “va a tener que hablar con los otros partidos si quiere pactar” aunque “el año que ha estado en funciones no le ha ido tan mal”. Pero a su juicio, la mayor lacra que tiene la política es el sistema educativo, “no puedes dar una beca con un cuatro, porque mañana cuando te operes querrás que el que te opere sea un buen médico y no alguien a quien le hayan regalado la nota. Hay que suspender no tirar para arriba”.

Y en esa educación en la que España no es pionera pero lo fue “cuando yo estudiaba”, hay que “enseñar a ser buenas personas, a respetar, a no tener maldad”. Dentro del sistema, “no todos pueden ser ingenieros, son necesarios tanto los ingenieros como los albañiles, y hay que explicar eso, el problema es que todo el mundo ha elegido la aristocracia”.

La política, que de manera irrevocable divide y castiga,  “está por debajo de muchas cosas, de la amistad, del amor…” y ahora que el país se sume en el más profundo de los enfados por los desmanes gubernamentales, por ideologías de diferencias irreconciliables o porque el éxito no perdona, Jose Luis Garci se dedica “a vivir”. Después de haber pasado por la incansable ciudad de Nueva York, de ser historia viva del fin de la dictadura, de llegar al olimpo de la industria con una estatuilla, la primera  además de cuatro nominaciones y de haber compartido espacio con leyendas de nuestro cine, ¿Cómo se define Jose Luís Garci? “Nunca lo he pensado, como un español que ha tenido mucha suerte en la vida y ha hecho las películas que ha querido”.

Diana Fernández

DF GLOBAL PRESS