• El piloto balear se despide por todo lo alto después de casi una década en el equipo japonés
  • El podio fue completado por Marc Márquez, segundo y por Andrea Iannone. Valentino Rossi acabó en cuarta posición.

Después de nueve años de carreras con Yamaha, la de Valencia no era una más para el piloto español Jorge Lorenzo. El 99 corría su última manga con los colores de la escuadra japonesa antes de marcharse a la escudería italiana de Ducati.

Lorenzo hizo una buena pole el día anterior, y de esta forma, se abría el camino para conseguir la victoria este domingo. La estrategia del mallorquín era tirar desde la salida para poder conseguir la victoria y no ser incomodado por ninguno de sus rivales.

Desde que se apagó el semáforo en el circuito Ricardo Tormo, Lorenzo llevó a cabo a la perfección su estrategia, escapándose y dejando el interés del público en la remontada de Marc Márquez y su unión a un grupo conformado por Andrea Iannone, Valentino Rossi y Maverick Viñales.

Este grupo conformaba una serie de adelantamientos que hizo que el público congregado en las gradas del circuito localizado en Cheste (Valencia) se animase y vibrase con la espectacularidad de estas pasadas entre rivales que corrían de manera encarnizada para hacerse con el podio.

Mientras, Jorge Lorenzo iba progresivamente subiendo más y más su distancia con el grupo perseguidor, que iba perdiendo comba con el líder de la carrera debido a que no había acuerdo para ir a por el mallorquín.

Márquez, sin embargo, decidió ir contra Lorenzo y se hizo hueco en el grupo para adelantar a Valentino Rossi, en primer lugar, y tras algún vaivén que otro, acabó pasando a Andrea Iannone.

A partir de ahí, el piloto de Repsol Honda fue con todas sus armas frente al líder, que, veía que la distancia que había conseguido desde que se apagara el semáforo, iba desapareciendo de una manera gradual, con la aparición, poco a poco, de Marc Márquez en el horizonte del piloto de Movistar Yamaha.

A pesar de Márquez rozó el límite de los dos segundos de desventaja con Jorge Lorenzo, el balear supo aguantar la presión del de Cervera y llegó en primer lugar a meta, siendo esta la última victoria que va a conseguir como piloto de Yamaha.

Se ha acabado el Mundial de motociclismo, y con ello, las disputas entre Márquez, Lorenzo y Rossi, por lo que se espera que, en cuanto el español pise el box de Ducati por primera vez, se relaje el clima de tensión que había entre él y Rossi, desde el año pasado.