Diana Fernández – @diana_Fedz


El juego electoral les llevó a afrontar la partida asumiendo las nuevas reglas. Con una rapidez impropia de un equipo político, Javier Maroto accedió a tener una conversación en la sede principal del partido. Ese juego mencionado, obligó al Partido Popular a aparcar lo longevo, romper la hegemonía y prometer regeneración. Una regeneración de doble filo con Fernández Díaz al frente de una comisión, y con Javier Maroto, Pablo Casado o Andrea Levy como caras visibles. Progresismo moderado con ansia de democracia.

Una vez derrumbado el torreón del bipartidismo la solución está en el diálogo, y Javier Maroto, vicesecretario de Acción Sectorial y diputado, ve beneficio en tender puentes e inmiscuirse en debates ideológicos con distintas formaciones. A su juicio, “es un momento apasionante porque ha llegado a España lo que es normal en Europa , el pacto entre distintos”. Y de esta forma es como han conseguido un pacto de estado para poner fin al aumento de la cifra de 863 mujeres muertas en manos de hombres. “Con una única voz” y sin bocados de humo, actos severos contra la violencia de género.

El pacto con Ciudadanos, aritmética parlamentaria

Los pactos, o las lentejas, según Maíllo, están resultando ser de cuestionable potestad a pesar de la rigidez que aparentó cuando Girauta y Rafael Hernando se estrecharon la mano ante toda la prensa y ante toda España. La cuestión del presidente de Murcia, imputado, aunque el prometió que en ningún momento se solaparían ambos ‘títulos’, augura un colofón catastrófico entre los equipos de Rivera y Rajoy. Pero según Maroto, “no es lo mismo meter la mano que meter la pata” y entiende que lo que Consuelo Andreu, juez del caso Auditorio, ve como indicios de prevaricación, malversación, fraude y falsedad documental en la actuación de Sánchez en relación con todo el proceso, puede ser “un error administrativo”. Según el vicesecretario, “nadie ha acusado a Pedro Antonio Sánchez de meter la mano en el cajón y llevarse dinero a casa”. “Cuando hicimos el pacto con Rivera – señala- se acordó que corrupción corresponde a enriquecimiento ilícito”. ¿Por qué se forzó la dimisión de Rita Barberá estando imputada y no la de Sánchez?. “Me remito a lo que dijo el presidente del Gobierno y no reabriré este asunto. Son casos completamente distintos”.

El Partido Popular aún anda con casos celébres entre las que fueron sus primeras filas, de hecho Urdangarín, con su patriotismo de campanario, se pasea por Ginebra después del juicio en el que se le quitó la pena de prisión preventiva y fianza ya que no había riesgo de fuga. Lo mismo ocurrió con Miguel Blesa, ex presidente de Caja Madrid, y Rodrigo Rato, ya que la justicia lo consideró desmesurado después de crear una red de sobresueldos de más de 12 millones de euros. Se cumple la utopía

¿Por qué quienes saquearon fondos públicos se libran de la prisión preventiva y Valtonyc, rapero que insultó a la monarquía, es condenado a tres años de cárcel? “La diferencia es que uno tiene sentencia firme y el otro no. Si te han condenado por enaltecimiento al terrorismo o por ataque a los símbolos del Estado, tienes que pagar esa condena. Hay que recordar que Udangarín no se ha ido a la calle sin pagar, falta la sentencia definitiva que tiene que ser emitida por el Tribunal Supremo”.

Voto de conciencia para la gestación subrogada

La disciplina de partido empuja moralmente a sus integrantes a obedecer las órdenes, pero el PP ha concedido a los suyos una entera libertad de cara a opinar y votar asuntos sobre la gestación subrogada, esta nueva vía “joven y fresca” se arropa bajo el nombre de voto de conciencia. Esto, que no se ha instaurado en ningún otro partido, permite elegir ya que “en el PP haya personas que tenemos una opinión favorable de cara a regular la gestación subrogada. De esta forma podremos votar en libertad de conciencia. Yo particularmente pienso que hay muchas parejas que ven una salida a través de esta técnica”.

Aún a la espera de un pacto por la educación, Maroto reconoce la necesidad de ampliar las miras en el proyecto para poder ofrecer una mayor calidad a los estudiantes. Las propuestas en esta materia del Partido Popular siempre han ido acompañadas de un despliegue de aglomeraciones juveniles inundando toda la geografía para tumbar el plan a golpe de pancarta. “La educación es muy mejorable. Hay que potenciar la educación profesional dual. Y que en nuestro sistema se enseñen valores de respeto, de tolerancia, de salud, de libertad sexual y de conocer los riesgos de las prácticas sexuales”. ¿Cuál es la solución? “Que en vez de la sopa de leyes que tenemos desde la Transición, nos sentemos de una vez por todas y hagamos un pacto que dure 20 años” asegura. Valorando este asunto en términos númericos, la encuesta Eurostat recoge que más del 45% de los jóvenes españoles se encuentran en una situación de paro enfrentados a la incongruencia de experiencia que piden las empresas y la falta de oportunidades que reciben para prosperar.

El juego del PSOE

El PSOE de Susana Díaz que mantiene una política de mensajes provocadores y exhibición de fuerza y el de Pedro Sánchez que aún anda a la caza de súbditos de la presidenta de la Junta, ha hecho historia pasando por la peor crisis desde su nacimiento. Según Javier Maroto, “la crisis del PSOE no ha beneficiado a España, ha dificultado en muchas ocasiones los acuerdos. Ahora estamos entre el “no es no” de Pedro Sánchez y el “no se sabe” de Susana Díaz. Desde mi punto de vista la crisis interna de un partido no la debe pagar el ciudadano de a pie como está pasando.”

Javier Maroto, del ala más progresista del Partido Popular, considera necesario el debate sobre los aforamientos, las puertas giratorias y la prostitución. Pero ahora, se hayan frente a una operación política de gran calado, los Presupuestos Generales del Estado y para esto no hay atajos.