Javier Maroto: «Los aforamientos son percibidos por muchos como un privilegio»