• Un gol de De Rossi desde el punto de penalti igualó el gol de Vitolo tras un error de Gianluigi Buffon
  • A pesar del dominio del conjunto dirigido por Lopetegui, el conjunto italiano supo explotar sus armas

En el estadio de la Juventus de Turín, el partido más interesante de la fase de clasificación para el Mundial de Rusia de 2018 se producía entre las selecciones de Italia y España, que se enfrentaba a la primera prueba de fuego de su nuevo seleccionador Julen Lopetegui.

El entrenador vasco era consciente del peligro que puede generar la férrea selección transalpina, que se defendía como podía frente al asedio al que le había sometido el conjunto español, en uno de sus mejores partidos en una buena temporada.

A pesar de todas las ocasiones que estaban generando, los jugadores españoles no eran capaces de batir a Gianluigi Buffon, quien a sus 38 años, sigue teniendo un extraordinario rendimiento sobre el terreno de juego y se crece en las ocasiones importantes.

El dominio de la selección española fue creciendo con el paso de los minutos, y la presión que realizaron sobre los jugadores dirigidos por Ventura fue cada vez mayor, haciendo que los italianos estuvieran inmovilizados durante muchos minutos del encuentro de la fase de clasificación.

A la vuelta del túnel de vestuarios, el combinado nacional español siguió dominando el encuentro, a pesar de que los italianos, de una manera gradual, fue cobrando importancia en el partido gracias a hombres como De Rossi o Pellé, que generaba muchos inconvenientes a la defensa.

Aún con esto, la selección siguió siendo la que llevaba el peso del partido, y un grave error de Buffon permitió que el jugador del Sevilla, Vitolo cogiera el balón y lo estrellase en el fondo de las mallas, poniendo el 0-1 en el marcador del Juventus Stadium.

Con el paso de los minutos, Italia fue creciendo y acercándose, aunque de manera tímida, a la portería defendida por David de Gea. Los aficionados de la Azzura eran conscientes de las dificultades que estaba pasando su selección y se dejaron todo animando a su equipo, que se espoleó.

Con los ánimos del público, el equipo italiano se lanzó al ataque y empezó a agobiar a España, que cada vez podía salir con más dificultades de su campo para lanzarse al frente de ataque, hasta que un penalti cambió el rumbo del partido.

De Rossi, desde los once metros, puso el empate en el electrónico, y dejó un punto en Italia, que estaba contra las cuerdas en la mayor parte del partido, no dejando satisfecho a ninguna de las dos selecciones, que siguen su camino en la fase de clasificación para el Mundial de Rusia de 2018, dentro de dos años.