logo twMarcos H. De la Morena 

Un empresario anónimo que ha sido citado como testigo durante la investigación de la trama del 3% ha afirmado esta mañana que mantuvo reuniones en este aspecto con Artur Mas y su mano derecha, Germá Gordó, en la sede de, por aquel entonces, Convergencia i Unió (CiU)

Según esta persona, cuya identidad se ha decidido que se mantenga en secreto, el propio Más le habría remitido a su segundo: “Tienes que hacer lo que este te diga”, le dijeron. Según ha relatado el testigo, mantuvieron una larga conversación en la que supuestamente habrían hablado de la realización de donaciones a cambio de la concesión de contratos públicos por parte de la Generalitat.

Dicha reunión habría tenido lugar en el despacho de Mas, justo antes de que éste fuera nombrado presidente de la Generalitat en 2010. A partir de aquella cita, no volvió a tener contacto en persona con Mas. Afirmó también que en ciertos momentos se sintió extorsionado por Gordó y que consideró su actitud como un chantaje.

Además, según la declaración de otro testigo también anónimo, se habrían llegado a mantener reuniones en el Parlament Catalá con un diputado que actuaba en representación de Gordó, para pedir que se realizarán una serie de entregas de dinero a CiU. Ha relacionado estas reuniones con las entregas de donativos que realizaba al partido con la adjudicación de contratos públicos en Lérida.

Por su parte, el propio expresidente Mas ha querido salir al paso de estas nuevas informaciones, haciendo alusión a la corriente anticatalanista que se ha instalado en España. Ha asegurado que “la antigua CDC, ahora PDeCAT se ha convertido en un partido incómodo para ciertas personas, ya que sin él no habría estado catalán”. Ha relacionado así que se ponga su nombre como implicado en la trama de corrupción para, según él, restarle importancia a lo conseguido por su partido. “Desde que tomamos el camino de la libertad de Cataluña definitivamente, visto que el entendimiento era imposible, empezamos a molestar de verdad”, ha comentado durante un acto esta mañana en el barrio barcelonés de Gràcia, frente a miembros del grupo municipal en el Ayuntamiento, asociados al partido y vecinos.

“No les deis ninguna excusa porque cualquiera que les deis la convertirán en una prueba, y la prueba en un delito”, ha afirmado Mas, haciendo alusión a que el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Francesc Homs, deberá acudir este lunes al Tribunal Supremo por la causa de la consulta secesionista del 9N de 2014.


MÁS INFORMACIÓN

Trece ex miembros de Convergencia, detenidos en la operación contra el 3%