logo tw Álvaro Moreno

  • Antes del comité federal socialista que puede llevar al PSOE a la abstención, el líder regional refuerza su negativa ante esta posibilidad
  • El líder del PSC insinúa que sus diputados podrían romper la disciplina del voto y seguir con el «no» decida lo que decida la ejecutiva socialista

Desde Cataluña la filial regional del Partido Socialista, que desde un principio apoyó a Pedro Sánchez en su negativa a Rajoy, sigue siendo tras las primarias del mismo una trinchera contra la posible abstención que parece haber sido aceptada por el partido.

Miquel Iceta, tras salir vencedor de las primarias contra Nuria Parlon, ha indicado que mantiene el «no» al PP en caso de una nueva investidura y que espera que la formación siga en esta posición. Ante la posibilidad de que esto cambie, ha dejado la puerta abierta a que los diputados del partido procedentes del PSC mantengan su negativa aunque desde el próximo comité federal pidan otra cosa. De esta forma se daría la situación histórica de que se rompa la disciplina del voto en partido, una rebelión en toda regla que acarrearía consecuencias económicas e incluso de inhabilitación.

El líder catalán ha aceptado la tesis lanzada desde la ejecutiva de que hay que elegir entre Rajoy o terceras elecciones porque no existe la posibilidad de formar un gobierno alternativo. Ante esto, ha afirmado que  «yo defendía un gobierno alternativo, pero ya es imposible. Entre Rajoy y terceras elecciones, terceras elecciones».

Pronto el dirigente se reunirá con el presidente de la gestora, Javier Fernández, el cual espera que próximamente se celebre el comité federal que puede definir el futuro del Partido y puede conllevar la gobernabilidad de España. Aún no se sabe cuando será dicha reunión en Ferraz, aunque la posibilidad más alta es que se celebre el día 23

De momento lo único que se sabe con seguridad es que la división en el PSOE sigue siendo una realidad y nadie la escenifica mejor que el actual PSC, que está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias por mantener su «no» a Rajoy, aunque conlleve desobedecer a la formación.