logo twMarcos H. De la Morena 

Khalid Masood, originario del condado de Kent, habría sido identificado por la policía británica como presunto autor de los ataques de ayer ante el Parlamento de Westminster. Masood, quien fue abatido a tiros por los agentes que pretendían detenerle, no había sido en ningún momento objeto de investigación por terrorismo, y que la inteligencia inglesa no tendría informes previos relacionándole con ataques yihadistas.

Sin embargo, si constaba en los archivos de la propia policía londinense, ya que habría sido detenido en dos ocasiones en 1983 y el 2003, por “ofensas públicas” y por posesión de arma blanca. El supuesto atacante vivía en Birmingham con sus tres hijos, y ejercía como profesor de inglés, en la ciudad considerada como capital del yihadismo británico.

Las informaciones internas hechas públicas por la policía, el MI5 si habría llegado a seguir sus pasos tiempo atrás, debido a posibles conexiones con el extremismo islámico, y constaba en los papeles de la inteligencia con varios alias.

Scotland Yard además ha especificado que Masood habría sido reconocido por DAESH como un soldado del califato, lo cual apunta hacia un ataque inspirado en el grupo que dirige Abu Bakr al Bagdadi y sus llamadas a atentar en Occidente y descarta la tesis de una embestida directamente dirigida desde Siria o Irak.

Además, según las autoridades, Masood ha usado el mismo modus operandi que los ataques contra el paseo marítimo de Niza en julio y el mercadillo navideño de Berlín en diciembre. En ambos casos, al igual que en este, el Estado Islámico ha reclamado la autoría de los hechos, a través de un escueto comunicado divulgado por uno de sus portavoces. En todos los ataques, se califica al terrorista autor de soldado del califato, persona que acude a la llamada de DAESH para golpear a las naciones que participan en la coalición internacional que les causa daños en sus posiciones de Siria e Irak.


MÁS INFORMACIÓN