El fantasma de la trama rusa persigue a Donald Trump. Se ha confirmado que tanto el hijo mayor del magnate, Donald Trump Jr y su yerno, Jared Kushner, tuvieron un encuentro con una abogada rusa que les garantizó facilitarles información que perjudicase la campaña de la candidata demócrata Hillary Clinton. Esta reunión tuvo lugar apenas semanas antes de que Trump se alzase con el título de presidente de Estados Unidos.

Trump Jr ha admitido por primera vez que mantuvo una reunión con una abogada y loista rusa, Natalia Veselnitskaya que había estado casada con un ministro ruso y que este era encargado de representar a varias empresas en Estados Unidos. La letrada fue investigada anteriormente por los servicios de inteligencia.  Este anuncio supone un punto de inflexión ya que hasta el momento, el hijo de Trump había negado mantener encuentros con personas allegadas al Kremilin. No obstante no se ha confirmado que la abogada finalmente les filtrase información contra Hillary Clinton.

El hijo de Trump asegura que la concoció en un concurso de Miss Universo que organizó su padre en Moscu, fue entonces cuando la abogada prometió “información» sobre algunas personas que estaban financiando al Comité Nacional Demócrata y apoyando a la candidata Clinton.  «Sus declaraciones eran vagas, ambiguas y no tenían sentido. No ofreció ningún detalle o información. Rápidamente quedó claro que carecía de datos de interés”, asegura Trump Jr.

Aún permanece abierta la investigación liderada por el FBI en la que se persigue si finalmente hubo o no interferencias rusas en las elecciones americanas. Estas, ya costaron el puesto a varios diplomáticos rusos cuando Obama decidió expulsarlos de la Casa Blanca ante el riesgo de que estuviesen implicados en la trama rusa. Fue entonces cuando el FBI y la CIA llegaron a la conclusión de que Putin estaba tras la victoria de Trump