logo twÁlex Martín

Mercedes ha hecho historia en la clasificación del Gran Premio de China. Con la pole de Lewis Hamilton, la número 63 del piloto británico, el equipo alemán ha conseguido su mejor puesto número 75 en un número total de 150 carreras de Fórmula 1. El día ha sido agridulce para los que tienen su factoría en Brackley, ya que el alemán de Ferrari Sebastian Vettel se ha metido en la segunda posición, adelantando por solo una centésima al compañero de Hamilton, el finlandés Valteri Bottas.

La segunda clasificación de la temporada, en el circuito internacional de Shanghái, ha establecido lo que puede ser la gran rivalidad de 2017 en Fórmula 1: Mercedes contra Ferrari. Tras la victoria del equipo italiano en el Gran Premio de Australia, Mercedes se ha puesto manos a la obra para volver a recuperar la supremacía en carrera, elemento que es una incógnita de momento, porque en la jornada de mañana, Ferrari puede volver a ganar y reafirmarse como candidato al título.

La clasificación ha tenido una gran sorpresa en la primera ronda: uno de los dos pilotos de Red Bull, el holandés Max Verstappen, llamado para ser uno de los grandes animadores de la temporada, se ha quedado fuera por un error cometido en su vuelta y en la estrategia con su equipo para la segunda ronda de la temporada clasificatoria. Por otro lado, otros de los jóvenes, como el piloto de Williams Lance Stroll, o Giovinazzi, sí que fueron capaces de avanzar, a pesar de que el italiano de Sauber se estrelló al final de la Q1 y no pudo salir en la Q2.

La velocidad aumenta de forma significativa

La nueva era de la Fórmula 1, con la empresa Liberty Media al frente, ha mejorado mucho a los coches respecto al año pasado. De hecho la pole, establecida por Lewis Hamilton con un tiempo de 1:31:678, supera en más de 3 segundos y medio a la pole position del año pasado. No solo ha sido en el caso del primer clasificado, sino que en el resto de los pilotos los tiempos han bajado sensiblemente con respecto al último año.

Carlos Sainz, de Toro Rosso, saldrá undécimo después de que en los últimos instantes de la Q2 fuera superado por varios pilotos. Por su parte, Fernando Alonso, de McLaren, con un coche muy inferior al resto, hizo una vuelta fantástica a pesar de ser más lento en el speed trap de quince kilómetros por hora.