El Grupo Planeta ha reaccionado con inmediatez a la declaración de independencia de Cataluña. El grupo editorial, el séptimo más grande del mundo, ha anunciado que traslada su sede social a Madrid, sumándose a otras como Abertis, Oryzon, Banco Sabadell y CaixaBank, que han trasladado sus sedes a otros lugares de España por el desafío independentista.

Un portavoz del Grupo Planeta ha ratificado el comunicado del grupo en la jornada del lunes, en la que afirmaba que si se producía la declaración de independencia de Cataluña, trasladaría su sede social. A pesar de que la independencia está congelada, buscando el Govern diálogo con el Gobierno, Planeta no ha querido esperar y se marcha de Cataluña.

“La decisión está tomada y el consejo de administración no tendrá que volver a reunirse”, ha señalado el mismo portavoz. El recrudecimiento del desafío separatista ha acelerado la marcha de muchas empresas claves para la economía catalana, que se ve perjudicada con el ‘procès’ volcado en proclamar la independencia.