El Mundial de Rusia de 2018 es testigo de uno de los acontecimientos más grandes del fútbol, en el que equipos de todo el mundo se miden unos contra otros para ver quien es el mejor. Una de las polémicas que han rodeado a otros eventos, son la capacidad, y más concretamente, el estado en el que se enceuntran los estadios. Uno de ellos es el Ekaterimburgo Arena.

Situado en la ciudad del mismo nombre, cuenta con 27.000 espectadores de capacidad total, y es la sede del Ural, equipo de la Premier League rusa. Todo ello pasaría desapercibido sino fuera por la peculiar remodelación que ha tenido que realizar para adaptarse a las normas del Mundial 2018.

Para poder superar los 30.000 espectadores, el estadio ha tenido que construir gradas en la calle, o, al menos, separado del resto de las tribunas que están cubiertas. Con esta espectacular reforma, el Ekaterimburgo Arena se convertirá en uno de los principales puntos de interés del próximo Mundial.