logo tw Álvaro Moreno

  • Unidos Podemos logra que el salario mínimo interprofesional de 800 euros pase a trámite
  • Desde el PP asumen que si finalmente esa medida se consolida tendrán que aplicarla y ajustar sus presupuestos

Durante la primera sesión de control parlamentario que el grupo Unidos Podemos asestó un duro golpe contra el gobierno del Partido Popular. De cara a los Presupuestos el partido de Pablo Iglesias ha puesto patas arribas el posible documento consiguiendo que una mayoría parlamentaria saque a trámite una de sus propuestas, subir el salario mínimo a 800 euros.

El acuerdo con Ciudadanos no contemplaba esta opción y la posibilidad de que esta medida tenga que aprobarse provoca que el ejecutivo tenga que revisar y dar un nuevo enfoque a las cifras económicas.

Por esto, en el Partido Popular se han reunido y desde Génova se comienza a plantear como una realidad el hecho de que, para sacar adelante unos presupuestos en una cámara donde solo con Ciudadanos no suman mayoría, deberán subir necesariamente el salario mínimo interprofesional, pase lo que pase con la propuesta de 800 euros de mínimo que ya está en trámite.

Desde luego la cantidad que subirá no manejará una cantidad similar en caso de que no se les imponga desde las Cortes, pero sin duda será mayor que la cifra actual de 655 euros.

El éxito que ha supuesto sacar a trámite esta subida sin embargo, aún parece lejos de convertirse en una realidad. El motivo es que todos los que han votado a favor de esta propuesta tienen diferentes ideas de como proceder y ponerse totalmente de acuerdo será complicado. Por una parte Unidos Podemos, promotor de esta medida, propone que 800 sea la base y que, gradualmente, la cifra acabe situándose en los 1000 euros mensuales como salario mínimo. El PSOE pedirá que ese incremento gradual sea menor o no se de porque consideran excesivo ese ingreso y por otra parte los independentistas pedirán que se puedan aplicar distintos índices según las comunidades.

De momento el Partido Popular y Podemos son los protagonistas en el desarrollo de los Presupuestos Generales del Estado  y es que un congreso sin mayorías convierte cada punto de los mismos en una guerra armada que ambos extremos encabezan.