Soraya Sáenz de Santamaría ha asegurado que la situación en Cataluña está “absolutamente controlada”. La vicepresidenta del Gobierno ha leído ante la prensa un mensaje recibido por la Guardia Civil: “Debido a una reunión que hemos tenido con responsables del ayuntamiento de Pineda del Mar, nos vemos obligados bajo amenaza de cerrarnos los hoteles durante cinco años, a desalojar el contingente de policías nacionales de nuestros hoteles”. Tras esto ha asegurado que no van a tolerar amenazas.

Sáenz de Santamaría ha asegurado que “esto es un comportamiento mafioso y no vamos a tolerar comportamientos mafiosos de los ayuntamientos de Cataluña. La dirigente ha reprochado a Puigdemont que ha “echado a sus seguidores a la calle para impedir que se cumpliera la ley y para impedir que se respetara a la Justicia” remarcando que “han perdido cualquier vergüenza democrática”.

La vicepresidenta ha recordado que “400 agentes de la policía y la guardia civil tuvieron que ser atendidos, y todo esto no habría ocurrido si Puigdemont y los que le acompañan fueran unos gobernantes democráticos que respetan la ley y respetan la Justicia”. Ha remarcado que el PP está para “defender los derechos y las libertades del conjunto de los españoles, que han sido sistemáticamente pisoteados por la Generalitat”.

Ha reprochado que Puigdemont quiere hacer de Cataluña “un lugar sin ley” y “no se le puede permitir ni España ni el conjunto de la UE