logo twDiana Fernández/ Álvaro Moreno

Hoy se reanuda la sesión de investidura. La primera intervención es de Pedro Sánchez. Ha asegurado en el primer minuto que no va a apoyar al candidato además de que España necesita un gobierno de justicia que recupere los derechos y libertades «que el PP ha frenado durante la legislatura».

El dirigente socialista ha señalado que Mariano Rajoy lleva ocho meses evadiendo responsabilidades, desde las elecciones celebradas el 20 de diciembre. Acusa al presidente e funciones que su única preocupación es mantenerse en La Moncloa.

Al respecto de la fecha acusa a Ana Pastor de «dejar el Congreso por los suelos» y considera chantaje que las próximas elecciones, en caso de que se den, se tuvieran que celebrar el día de Navidad.

Pedro Sánchez hace hincapié en la corrupción recordando el Caso Bárcenas y tacha a Rajoy de avalar a los corruptos.  Entiende que Mariano Rajoy y su gobierno no tienen legitimidad para dirigir una regeneración. A razón de esto, el lider socialista se ha dirigido a Rajoy para decirle que no pida el «si» ya que el programa del PSOE es «una enmienda a la totalidad de las políticas del PP».

 

Ahora el pacto Ciudadanos-PP es el protagonista, el líder socialista ha dicho que el pacto que él hizo con Rivera se tenía como fundamento clave retirar las políticas de Rajoy y el actual quiere perpetuarlas.

Tras hablar de por qué difiere con el candidato en términos de energía, violencia de género, Unión Europea y  política exterior incide en que la actitud del Partido Popular con respecto a Cataluña ha destrozado la unión de los españoles y ha agravado el problema.

El líder Socialista concluye su intervención atacando a las palabras de Albert Rivera y Rajoy sobre el sentido de estado y el patriotismo utilizando una frase de Manuel Azaña, alegando que «el patriotismo no sirve para que un partido lo monopolice, la política trata sobre dar la respuesta correcta». Ha zanjado el discurso afirmando que hay que actuar correctamente y no tener un «falso sentido de Estado».