La actual secretaria general de los socialistas madrileños ha decidido que se retira de la carrera por la reelección. Al parecer, su decisión se debe a la gran pérdida de apoyos tras la victoria de Pedro Sánchez en las primarias federales, ya que Hernandez fue la más fiel seguidora de otro de los candidatos, el ex lehendakari Patxi López.

Entre otros, la aún gerente del PSOE de Madrid vio cómo se alejaban de ella varios miembros de la Dirección General, además del alcalde de Fuenlabrada Manuel Robles, una de las grandes “muletas” de Hernandez mientras ha dirigido la formación. El propio Robles ya ha confirmado que tanto él mismo como muchos de sus compañeros locales apoyarán la candidatura de José Manuel Franco.

Ante esta situación, Sara Hernandez ha decidido abandonar la pugna por seguir liderando a los socialistas de la capital, con el firme objetivo de “no fragmentar más al partido”, por lo que se adherirá a las listas de Franco para presentar una candidatura única y que los militantes no choquen de frente con otras primarias.

A cambio de no presentar batalla, Hernandez ha pedido al que previsiblemente será su sustituto que se recoloque a algunos de los miembros de su actual ejecutiva en puestos internos del partido que Franco conformará tras hacerse con el cargo. Entre ellos, destaca el nombre de Enrique Rico, el Secretario de Organización del PSOE-M y mayor apoyo hasta ahora de la Secretaria General.

Hernandez ha decidido integrarse en la nueva candidatura ya que, según comentan fuentes próximas al equipo de dirección, “les une más del 99% del programa electoral del otro”. Además, como Franco ya ha hecho oficial, añadirá algunas de las ideas de la pronto exlíder socialista para llevarlas a cabo en esta nueva etapa. La más llamativa, la iniciativa que propone la conveniencia de que los cargos públicos del PSOE hayan tenido antes algún tipo de vinculación con el mercado laboral.