Tras la votación de la ley del Referéndum que tuvo lugar el miércoles por la noche, el fiscal general del Estado, José Manuel Maza ha asegurado que ha interpuesto una querella contra la Mesa del Parlament así como Carles Puigdemont y todo su ejecutivo por firmar el decreto de convocatoria. Aunque el fiscal general no ha concretado los delitos ha explicado que las acciones que empujen al referéndum “serían constitutivas de los delitos de desobediencia, prevaricación y malversación de caudales “al menos”.

Maza ha explicado que “se están en estos momentos ultimando sendas querellas criminales, una dirigida contra los miembros de la Mesa del Parlament que permitieron tramitar las denominadas proposiciones de Ley del Referéndum de autodeterminación y de Transitoriedad Jurídica y otra dirigida contra los miembros del Govern por haber dictado los Decretos de convocatoria y organización del referéndum. Estas querellas serán presentadas en breve ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña“.

El fiscal general ha ordenado que se vigilen todos los preparativos de la consulta y ha explicado que “la Fiscalía General del Estado, con pleno acuerdo del fiscal superior de Cataluña y de los fiscales jefes de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona, ha impartido instrucciones para que las Fiscalías catalanas, con el auxilio de la Policía Judicial investiguen cualesquiera actuaciones dirigidas a la organización del referéndum ilegal, al ser indiciariamente constitutivas de los delitos de desobediencia, prevaricación y malversación de caudales públicos al menos”.

Ha señalado que ordenará que se intervengan todos aquellos efectos que estén destinados a la celebración del referéndum, es decir, urnas, papeletas y ordenadores.