logo twDiana Fernández

Fillon, candidato conservador a la presidencia de Francia, ha afirmado hoy que es víctima de “un asesinato político” después de que los magistrados le citasen a declarar el 15 de marzo por los supuestos sueldos ilícitos a su mujer Penélope. La justificación a este comentario es que el proceso de imputación se ha dado demasiado rápido.  Esta mañana ha suspendido su acto de campaña, un paseo por el Salón de la Agricultura en París, para reiterar en una comparecencia que “no cederé, no me rendiré, no me retiraré”. Durante su solemne discurso ha señalado a la justicia apuntando que “solo el sufragio universal, y no un procedimiento lanzado ad hoc en mi contra, puede decidir quién es el presidente de la República”. Entiende que el Estado de Derecho ha sido “violado” al no ser “tratado como un civil más”.

UDI suspende su apoyo

Todo se pone dificil para Fillon ya que también ha dimitido Bruno Le Maire, ex ministro de Agricultura de 47 años que apoyaba su candidatura ha dimitido de la campaña en la que se encargaba de de los Asuntos Internacionales. De inmediato la UDI (Unión de Demócratas e Independientes), que cuenta con 27 diputados, ha retirado también su apoyo de la campaña mientras Le Maire aseguraba que Creo en el respeto de la palabra dada, es indispensable para la credibilidad de la política”.

A dos días de que se cierre el plazo para presentar los avales de su campaña ha pedido que resistan y ha repetido en numerosas ocasiones que “no me retiraré. Iré hasta el final. Seré candidato a la presidencia de la República. Y con una determinación redoblada”. A su juicio es la democracia la que se está poniendo a prueba.

El hecho de que Le Maire le haya retirado los apoyos supone un batacazo en la campaña de Fillon ya que este es uno de los considerados cabecilla de la nueva generación de republicanos. Fue ministro de Sarkozy y se presentó a las primarias para presidir desde el Elíseo pero fue eliminado. Cabe destacar que Fillon aseguró que si la Fiscalía Nacional Financiera finalmente le imputaba este dimitiría pero hoy ha dejado claro que seguirá su campaña y competirá por la presidencia.

Los abogados de Fillon aseguraron hace algunos días que consideraban “ilegal” la investigación que se le había abierto a Fillon ya que a su juicio no respeta la “separación de poderes”.

Penelope Fillon, esposa del candidato, recibió un total de 900.000 euros brutos, provenientes de fondos públicos, como remuneración por sus supuestos trabajos como “asesora de su marido”. Además, también habría ingresado 5.000 euros al mes entre 2012 y 2013 como colaboradora de ‘La Revue des Deux Mondes’, empresa de un amigo íntimo de Fillon y en la que ni siquiera habría fichado como trabajadora habitual.

Sin embargo, el candidato ha defendido a su mujer con el argumento de que “cumplía acciones modestas, en la sombra, a solas, que parecen anodinas pero que son indispensables”

 


La candidatura de Fillon se hunde por presuntas irregularidades millonarias