logo twÁlex Martín

La Scuderia está de vuelta. Ferrari y Sebastian Vettel han vencido en el Gran Premio de Australia, al imponerse a los dos pilotos de Mercedes, el británico Lewis Hamilton, que además partía en primera posición en la parrilla de salida, y el finlandés Valteri Bottas, el flamante fichaje de las alas plateadas.

En el circuito de Albert Park, la primera carrera de la temporada comenzó con incidentes, debido a que, antes incluso de que el semáforo se pusiese en verde, el Red Bull de Daniel Ricciardo se paró y tuvieron que llevarlo a boxes para ser arrancado. Finalmente salió a pista, con 3 vueltas de desventaja, ya que salió cuando la carrera llevaba ya tres giros completados.

De vuelta a la carrera, el Mercedes de Lewis Hamilton quería marcharse y dejar a sus competidores atrás, sin embargo no llegó a rebasar la ventaja de los dos segundos sobre Sebastian Vettel y Ferrari, que estaban mostrando las cartas y las armas con las que cuenta el equipo italiano para esta nueva temporada que comienza.

Las paradas en boxes, claves en la victoria de Vettel

Sin embargo, no fue hasta la única parada de toda la carrera cuando el destino de la misma cambió por completo. Tras hacer su parada, Hamilton se encontró con tráfico y con un combativo Max Verstappen. El joven piloto holandés hizo una gran carrera, y con su Red Bull, fue capaz de resistir los embistes de Hamilton, que no hizo valer su pole y su cartel de favorito para ganar el título.

Mientras tanto, el Haas de Romain Grosjean, muy bien clasificado en la parrilla, con un sexto puesto, justo por detrás de Verstappen, se vio obligado a retirarse de la carrera debido a un problema en los frenos.

Suerte diversa para los pilotos españoles

Fernando Alonso y Carlos Sainz tuvieron una carrera bien diferenciada. El piloto de McLaren Honda entró en la nueva temporada resistiendo todo lo posible en los puntos a Esteban Ocon, de Force India. Finalmente, a falta de diez vueltas para el final, Ocon y Hulkenberg adelantaron al piloto asturiano y el corredor bicampeón del mundo tuvo que retirarse por un problema en la suspensión.

Por su parte, el madrileño se mantuvo durante toda la manga en la zona de los puntos, peleando durante las 57 vueltas con diversos pilotos: su propio compañero de equipo, Kyviat o Sergio Pérez, de Force India. Finalmente, el piloto español terminó en octava posición, justo por detrás del mexicano, del que se esperaba algo más en el estreno de la temporada.

La vuelta de Ferrari por todo lo alto

Al final, gracias a la estrategia, el esfuerzo de Sebastian Vettel dejándoselo todo en la pista por llevarse la victoria, y una dosis de suerte, el piloto alemán se llevó la primera carrera de la temporada, dando un mensaje alto y claro a todos los equipos, especialmente a Mercedes, que hizo doblete en el podio de Albert Park, con Hamilton segundo y Bottas en tercer lugar.


MÁS INFORMACIÓN:

Mercedes y Lewis Hamilton dominan en la clasificación del GP de Australia