logo twDiana Fernández

El dirigente de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, ha anunciado que se retira y no renovará su cargo dando paso así a un nuevo dirigente. Según los estatutos, Toxo debería permanecer durante un mandato más pero a su juicio es momento de dar un cambio generacional. Ha apuntado que su retirada se debe a «los cambios que se han producido en nuestro país y particularmente en el mundo del trabajo».

El sucesor será Unai Sordo, dirigente de la organización en el País Vasco que ha sido respaldado con 117 votos y seis abstenciones del Consejo federal. Toxo ha mencionado en los últimos días la necesidad de un cambio generacional «tiene 20 años menos que yo, pero tiene experiencia. Y desarrolla su actividad en un lugar muy difícil para el sindicalismo confederal».  A su juicio «hemos sometido a la organización a un proceso de transformación profundo y hay necesidad de continuar con las políticas de reformas en el sindicato. Y el cambio debe iniciarse por el cambio en la secretaría general».

Incidiendo en la necesidad generacional, ha argumentado que «tenemos que entender que la última de las generaciones de un sindicalismo nacido en la dictadura, que es la mía, debe dejar paso». Ahora que Sordo entra a la labor de dirigente, tendrá que cumplir la hoja de ruta marcada por Toxo que incide especialmente en la necesidad de recuperar la militancia que ha caído en más de un millón durante los años de crisis.

Toxo ha apuntado que su labor continuará hasta que se celebre el próximo congreso del 29 de junio al 1 de julio. Según este, durante sus años de mandato lo más remarcable ha sido la «cohesión» que ha conseguido dentro de la formación ya que «es un valor que este sindicato no puede desperdiciar». «Unai será secretario general el 1 de julio si lo decide el congreso. Hasta entonces lo soy yo. No hay bicefalia. Aunque si no hay más candidatos, consultaré los pasos a dar con él», ha continuado el todavía dirigente.

A pesar de que Unai Sordo sea el candidato propuesto por Toxo, ha dejado la puerta abierta a otros ya que eso «no impide que se presente otro candidato» aunque esta opción es bastante improbable dado el apoyo que supone el actual dirigente.