logo twÁlex Martín

Que los equipos de fútbol tienen dos caras, es de sobra conocido. Este F.C. Barcelona, en la temporada del adiós de Luis Enrique, es uno de los ejemplos más claros. Después de obrar el milagro y remontar al PSG en Champions, ha perdido frente al Deportivo de la Coruña en Liga.

La imagen del equipo de la Ciudad Condal no ha sido la mejor posible ante un equipo coruñés renovado con la llegada de Pepe Mel al banquillo del conjunto blanquiazul. Los goles deportivistas fueron a balón parado, y finalmente ha sido la clave del encuentro.

Un Deportivo dominador del partido

El equipo dirigido por Pepe Mel salió al césped de Riazor frente a su afición con la exigencia de sorprender a uno de los mejores equipos del mundo, el F.C. Barcelona, que hizo muchas rotaciones después del cansancio acometido en el encuentro de la Liga de Campeones.

Las ocasiones no tardaron en llegar para el equipo de la ciudad de la Coruña. El equipo gallego era el controlador de la situación, hasta el minuto 40. A falta de 5 minutos para el descanso del partido, el equipo local se adelantó en el partido con un gol de Joselu.

Reacción y mal partido del Barcelona

El equipo dirigido por Luis Enrique salió a la segunda parte con otra actitud para afrontar el encuentro y no dejarse sorprender. En el primer minuto tras la reanudación, Luis Suárez, adelantándose a la defensa, puso el empate en el marcador de Riazor.

A pesar del gol, el Deportivo de la Coruña no bajó los brazos en ningún momento del encuentro. Las ocasiones seguían llegando, y Ter Stegen, el portero blaugrana, tenía muchas dificultades para atajar los balones que llegaban a su portería.

En el minuto 74, en un corner, Álex Bergantiños, batía al portero alemán y puso el 2-1 definitivo en el electrónico. Lux, el portero del Deportivo, tuvo alguna dificultad en los últimos minutos para contener al ataque del Barça, que pierde una gran oportunidad para dar un paso por la Liga Santander.