logo twDiana Fernández

  • La manifestación estará vigilada por más de un millar de policias
  • Errejón teme que el foco mediático se desvíe de la investidura de Rajoy

Mañana la Carrera de San Jerónimo será un desfile de protestantes por la investidura de Mariano Rajoy con un despliegue de seguridad mayor de lo común. Pablo Iglesias que ya aseguró que apoyaba la manifestación disiente con su número dos, Iñigo Errejón, ya que este entiende que tener participación en el encuentro puede llevarles a un debate que no les beneficiaría. Según ha declarado hoy el portavoz de Podemos, teme que “algunos” puedan interpretarlo como una “maniobra de distracción” para quitarle ruido mediático a que Rajoy mañana consiga ser presidente.

“Para mucha gente, haya votado lo que haya votado es una decepción que haya un Gobierno que no es el resultado de las urnas. Entendemos esa decepción, pero decimos que ojo con que pueda haber quienes tengan interés objetivo en que, el mismo día que Rajoy compra el billete para irse a Bruselas a negociar más recortes, estemos hablando de vallas. Por tanto, no queremos participar de una maniobra de distracción”, así lo ha justificado hoy Errejón. El hecho es que mañana a partir del mediodia empezarán a congregarse los manifestantes que Unidos Podemos, si tienen ocasión, saludarán pero a su juicio a lo mejor no hay que entrar tanto en un debate de gestos” sino que se debería mirar más allá y ver el contenido de la congregación.

Cree que esto no es una maniobra defiende que “es legítimo que la gente se manifieste” como “el PP sacaba a la gente a la calle” durante la legislatura de Rodríguez Zapatero.

El Ministerio de Interior mañana reunirá a más de un millar de agentes para vigilar la manifestación. Habrá hasta 20 grupos de Unidad de Intervención (antidisturbios).