• La formación nacionalista llevaba el plebiscito en su programa electoral y ha hablado de cómo lo llevará a cabo
  • Podemos y Bildu ya han asegurado que aceptarían dicha propuesta ante el enfado y negativa del resto de grupos

Andoni Ortuzar, líder del grupo político Partido Nacionalista Vasco, lleva años proponiendo al gobierno central y divulgando una serie de políticas de descentralización y aumento de competencias para Euskadi.

Entre muchas medidas la que más ha llamado siempre la atención ha sido la propuesta de un referéndum de autodeterminación al estilo del que piden en Cataluña, pero a diferencia de este, pretende ser a través del acuerdo y consenso entre las fuerzas locales y de diálogo con las fuerzas nacionales. Es decir, no pretende la desconexión total para forzarlo (tal como ocurre en Cataluña), más bien pretende que sea un amplio plebiscito que sirva para describir la relación de la región con España y Europa entendiéndola como una nación.

La novedad en este respecto la ha traído la campaña electoral vasca, en la cual esta propuesta se ha vuelto más firme que nunca.

Ortuzar ha ofrecido a Bildu y Podemos, llegar a un acuerdo para sacar adelante dicho referéndum y los otros grupos han accedido a esto.

Según el CIS este consenso sería más que suficiente para lograr la mayoría que buscan ya que serían primera (PNV), segunda (Podemos) y tercera (Bildu) fuerza respectivamente.

Tras el fracaso político que supuso en el País Vasco el esfuerzo por lograr la independencia de forma unilateral, el presidente del PNV ha querido remarcar sus diferencias con el proyecto de independencia catalán que ahora lleva esta estrategia.

Por lo tanto el PNV se ofrecido no solo al acuerdo con las fuerzas locales sino también a colaborar con el gobierno español para hacer una reforma constitucional siempre que esta contemple a Euskadi como una nación.

Dentro del PNV y en Bildu, han criticado las formas de este intento de independencia por ser demasiado indirecto. Por ejemplo, José Egibar presidente de Guipúzcoa por la formación de derechas vasca, ha dicho que:  “el derecho a decidir no va a llegar ni del PSOE, ni del PP ni de España”, 

Por todo esto, este referéndum está cargado de polémica no solo entre nacionalistas y constitucionalistas, sino que el debate es palpable dentro de los diversos grupos independentistas.