logo tw Álvaro Moreno

  • La institución que interpreta los textos democráticos, ha anulado a todos los efectos de la decisión tomada por la comunidad de prohibir los festejos Taurinos de todo tipo
  • Los políticos catalanes han asegurado que harán lo posible para que esta sentencia no tenga efectos prácticos

Hoy en Tribunal Constitucional ha aprobado la nulidad de la prohibición de la Generalitat de las corridas de toros. Tras un debate en el seno de la institución se ha declarado que las comunidades tienen derecho a regular los festejos pero nunca a prohibirlos porque eso es una “invasión” de las competencias del estado.

La votación ha resultado favorable a la anulación con 8 votos a favor y 3 en contra se ha decidido que la nulidad de algo considerado “patrimonio cultural nacional” es inconstitucional y por tanto los efectos de las leyes en referencia a esto se pueden revertir.

Los representantes del Tribunal Constitucional han explicado que los artículos 149, 1.28 y 149.2 de la Constitución se ven vulnerados en esta polémica. Esto en especial se ha debido a que el Partido Popular aplicó dos leyes en 2013 y 2015 a través de los cuales se consideraban las corridas de toros “Patrimonio Cultural Inmaterial” y en este caso el organismo que hoy hace nula la decisión en Cataluña utilizando como base estas leyes, no recurrió a las mismas. Es decir, unas medidas aprobadas por un PP con mayoría absoluta posteriormente que se prohibiesen las corridas, han servido para hacer que esa decisión se convierta en inconstitucional y así la han vetado.

El origen de este recurso fue la propuesta del Partido Popular a través del Senado la cual no se ha aceptado en su totalidad, sin embargo si que se ha recogido el punto más importante el cual se ha recogido en la sentencia y es este: “No pueden llegar al extremo de impedir, perturbar o menoscabar el ejercicio legítimo de las competencias del Estado en materia de cultura”.

Desde Cataluña al conocer esta decisión lo que ha afirmado el gobierno autonómico es que agotará las vías políticas para dejar sin efecto práctica esta sentencia. Es decir, que aunque los toros no estén prohibidos totalmente en Cataluña, desde allí se hará lo posible para que no haya tauromaquia.