logo tw Álvaro Moreno

  • El macro-juicio por la Gürtel sigue adelante y pese a que abogados de los acusados y la formación de azul no han conseguido la nulidad del mismo ni de su participación en él
  • La fiscalía ha considerado que el PP como formación se vio beneficiado por actividades ilícitas y por tanto seguirá siendo responsable civil en la trama

El pasado martes comenzó uno de procesos judiciales más relevantes en la actualidad. Todos los miembros más relevantes de uno de los entramados más grandes de corrupción del país se reunieron en los tribunales para ser juzgados. Hace poco el Partido Popular, responsable civil de esta trama, se había alineado con Luís Bárcenas, ex-tesorero del partido, en la petición de nulidad del proceso y además había pedido que su responsabilidad en el caso desaparezca. Para defender esta última propuesta han afirmado que la responsabilidad y el beneficio de los negocios ilegales que se dieron en la trama solo repercuten en los municipios de Pozuelo y Majadahonda. Hoy ha quedado desestimado este recurso. La Fiscalía ha asegurado que “el PP es quien se vio beneficiado por los fondos procedentes del cohecho y la malversación, y no los grupos municipales de Pozuelo y Majadahonda”.

Desde la Fiscalía explican el por qué de la participación del Partido Popular en el caso con el argumento de que gracias a las transacciones económicas ilegales entre los grupos y los empresarios, el partido en su conjunto se ahorró como mínimo 250.000 euros en concepto de campañas electorales de Luis Sepúlveda y Guillermo Ortega, actuales acusados en el juicio.

Desde el grupo se ha mostrado su más completa disconformidad con la resolución de la apelación. Se quejan de que la acusación contra la formación popular es imprecisa y que por tanto es imposible llevar a cabo una defensa efectiva.

Además de esto, tanto el PP como muchos acusados como son Pablo Crespo o el propio Luís Bárcenas, han pedido la nulidad del caso por el hecho de que mucha información utilizada para atacarles contundentemente proviene de las grabaciones filtradas por José Luís Peñas. Los acusados afirman que esas grabaciones vulnerar el derecho a la intimidad y por tanto no procede utilizarlas a modo de prueba, desde la Fiscalía no opinan lo mismo, así lo ha expresado Sabadell, fiscal del caso: “en ningún caso (las grabaciones) vulneran el derecho a la intimidad personal de los interlocutores, ya que para ello se exige que tengan un contenido “personal o familiar”, cuando todas ellas giran a una actividad ilícita profesionalizada de los interlocutores”.

Mariano Rajoy no asistirá como testigo de momento

Uno de los grandes peligros para los azules es que su candidato y presidente tuviese que ir a los juzgados con toda la mala imagen que eso hubiera generado, por ello pueden considerar como una victoria el hecho de que no tenga que visitar el macro-juicio por la trama Gürtel.

La acusación pedía que asistiera por su época como  secretario general del PP entre 2003 y 2004, en la cual pudo tener constancia de las actividades ilícitas y que por tanto podría haber aportado testimonios interesantes para el proceso en condición de testigo.

Pese a todo esto desde el tribunal han permitido que el mismo no acuda y por tanto han permitido que no se de esa situación, sin embargo, no cierran en ningún caso la puerta a futuro para que asista.